Las 10 noticias más WTF de 2018

Se nos acaba el año, pero no por eso se acabarán las cosas erizas. Este año tuvimos cosas tan raras que pensamos que podrían ser obra de algún director de cine borracho o a Eugenio Derbéz en sus cinco sentidos, pero no… todas fueron verdad.

De las que más nos impresionaron, fue cuando Julio César Chávez confesó que había mandado a volar a un perico en el baño del Papa Juan Pablo II. El exboxeador sabía que echarse esa línea de la caspa del diablo estaba mal, pero no podía controlarse, ni conociendo al secretario de diosito.

Y para seguir en el ánimo de las cosas que nos ponen bien brutos. Una investigadora, 100tífika renombrada, comenzó la elaboración de tampones con una dosis de marihuana. ¿Para qué? Para disminuir los dolores menstruales. Lo sorprendente (bueno, no) es que funcionaron y nadie se quejó de ellos ni de tener reseca la boca.

El año empezó bien apocalíptico. A penas entramos y ya estaban lloviendo… ¿las iguanas? Pasó en Florida y no fue exactamente que llovieran. En realidad se desmayaban porque hacía mucho frío y se caían de los árboles. Así que si crees que la lluvia se da en los árboles, entonces sí llovieron iguanas. De lo contrario, solo era consecuencia del maldito invierno, no la primavera.

David Joyner, el actor que dio vida a Barney durante diez años, ya no es cercano a los niños (¡y a dios gracias!). Después de esa chambita, se dedicó a hacer terapias “tántricas”… que básicamente consisten en choshar con señoras que le pagan por un encuentro en el que compartan las energías del universo. No sabemos si tanta energía proviene del cretáctico o del mesosóico… lo único que queremos es que no vuelva a tener a un infante entre sus manos.

Para seguir en cosas de viejos lesbianos y gente cochina, la agencia de limpieza que ofrece servicios “al desnudo”, empezó a rechazar a mujeres delgadas, todo porque los que contrataban el servicio preferían a las mujeres con más peso y volumen en su cuerpo. Todo un giro en esto de los cánones de belleza (aunque este hubiera sido el estereotipo de belleza hace unos cuantos siglos).

Tal parece que lo más raro siempre ocurre en contubernio con las pasiones más primitivas de los seres vivos. En esta tenemos drama, tragedia y cosas cochinas. Esta mujer demandó a su ex, porque tenía un pene demasiado grande y con este le deformó la vagina, provocándole dolores y malestar con su propia apariencia. No sabemos si el culpable pagará, pero esperamos que lo haga.

Y para seguir en esto de la gente que se deforma por la coshada. Esta doña aseguró que ha mantenido relaciones sexuales con AL MENOS 20 fantasmas y que se quiere casar con uno de ellos. No sabemos cómo le hará, peor ojalá que triunfe el amor, hemos visto muchas películas que nos dicen que sí se puede, como Ghost Space Jam.

Y para ya sacarnos de cosas de viejos cochinos, seguiremos con cosas que también involucran muertos y cosas tiezas, para que no extrañen… porque resulta que un sujeto declarado muerto (que no estaba taaaaan muerto que digamos) por congestión alcohólica, revivió en plena morgue… y además se regresó a la fiesta.

Y para acabar con las noticias que nos sacaron un susto, un pedo o un “¿¡khébrga!?”, este halloween un geniecito decidió darle a un niño, entre sus curiosidades de calaverita, un poco de metanfetamina. El niño estuvo a punto del shock pero sobrevivió. Lo que no sabemos quién fue el junkie que desperdició sus drogas casi matando un niño. Si se van a freír el cerebro, al menos sean responsable.