¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

EpicWin: Bar ofrece cerveza gratis por hablar de religión

Señooooor me has mirado a los ojos…

Aggggh la cerveza, el dulce elixir de cebada que tantos sentimientos y euforia evoca en nuestros corazones lo ha hecho de nuevo y es que superando toda expectativa, unos frailes italianos se aliaron con esta rica bebida para llevar a los jóvenes nada más y nada menos que la religión.

LEE TAMBIÉN:

Tomar cerveza fría y en tarro es la peor forma de beberla, según expertos

Según los expertos, tomar la cerveza fría es la peor forma de hacerlo, así que no lo repitas más

 

La grandiosa idea la tuvieron los hermanos de Santa Maria delle Grazie en Monza, Italia, cuando consiguieron que el bar ‘Friar Pub’ les prestara sus instalaciones una vez al mes para llevar a cabo debates religiosos.

En esta dinámica, todos los jóvenes que quieran dialogar sobre estos temas serán bienvenidos con una bonita cerveza gratuita en su mesa a cambio de una profunda charla con frailes franciscanos.

Estos, con toda la calma, paciencia y amor del mundo desde 2007 se han encargado de guiar a sus pupilos y de conversar con ellos sobre uno de los temas más controversiales del mundo.

Desde las 9 de la noche las puertas del ‘Friar Pub’ se abren para cosechar las ideas propuestas por las nuevas generaciones e ir descifrando con ellas los grandes misterios del pasado.

“La cerveza es una prueba de que Dios nos ama y quiere que seamos felices”…

(lema de la congregación).

Cada vez que las reuniones tienen lugar, al menos 120 personas se suman a la ceremonia con los franciscanos. Los más jóvenes deben reservar su mesa mediante una app (la tecnología está en todas partes) y finalmente la charla comienza en punto de las 21:00 horas y se extiende hasta poco más de la media noche.

Lo hermoso del pub es justo poder dialogar sin prejuicio. Cuidamos las veladas al detalle, charlamos con los jóvenes y nos interesa conocerlos realmente. Este tipo de recepción está ganando, todavía más que la cerveza”

… explicó Ivano Paccagnella, quien tuvo la bendita idea.

Así es que si algún día andas por Italia y casualmente te dan ganas de hablar de religión, ya sabes a dónde dirigirte.