Abuelita reacciona al nuevo etiquetado de comida chatarra y el internet la ama

Todos somos Doña Inés, ¿a poco no?

Con el nuevo etiquetado de la comida en México se busca concientizar a la población de la sobresaturación de ingredientes que podrían hacernos daño. Lamentablemente no a todo mundo le interesa saber qué contienen sus golosinas favoritas como el caso de Doña Inés, la abuelita que reaccionó al etiquetado y se hizo viral.

LEE TAMBIÉN:

12 memes bien grasosos y azucarados para engordar con el nuevo etiquetado

Las nuevas etiquetas en los productos vinieron a ser un tema en redes sociales y crearon memes con los que se nos quitó el hambre.

Resulta que una familiar de Doña Inés tuvo la ocurrencia de intentar instruir a la tierna abuelita sobre el contenido de sus suculentos bombones cubiertos de chocolate, los cuales incluyen exceso de calorías, azúcares y grasas saturadas.

Lo que nadie se esperaba es que la tierna abuelita fuera a reaccionar de forma tan indiferente al etiquetado de sus golosinas ya que mientras le explicaban todo lo que contienen sus bombones, ella se enojó hasta que le contestó a su interlocutora con un clásico y sencillo “Me vale madre”.

Doña Inés y el nuevo etiquetado se vuelven virales

Doña Inés se hizo viral en muy poco tiempo gracias al video en el que responde al etiquetado contando con miles de visitas en cuestión de horas ya que como dice la descripción del video, “Doña Inés nos representa”.

Tristemente, el sentir de Doña Inés es el que identifica a muchos mexicanos quienes a pesar del etiquetado, siguen consumiendo sus golosinas, papitas y demás chatarras sin importar que representen un riesgo para su salud.

Recordemos que el nuevo etiquetado fue aprobado en enero como respuesta a la necesidad de concientizar a la población mexicana acerca de los ingredientes potencialmente dañinos que incluyen todos los alimentos que consumimos, sin discriminar si se trata de productos tan básicos en las casas como las latas de chiles encurtidos o un delicioso pastelito de chocolate relleno de mermelada y crema pastelera.

Independientemente de que nos guste o no, el etiquetado llegó para quedarse en nuestras vidas, al menos por un rato en lo que se deciden si el amparo de las empresas que se han quejado al respecto procede o no.

Fuente: Facebook.