Abandonaron a un perrito policía tras 10 largos años de fiel servicio

Esperemos que esta sea la última noticia triste del año.

Los humanos que trabajaron con él durante una década lo dejaron a su suerte una vez que se volvió “muy viejo”.

LEE TAMBIÉN:

Una vez más los peregrinos están abandonando a sus perritosbebé en la Basílica 🙁

Aquí te decimos cómo puedes ayudarlos…

No queremos deprimirte en los últimos días del año, pero esta noticia es demasiado conmovedora como para dejarla pasar.

Un perritobebé policía que trabajó en la Corporación durante una década, fue dejado en un albergue para animales una vez que “sus compañeros” vieron que ya no les era útil.

Por lo regular, a estos suaves lomitos profesionales se les pone en adopción una vez que los retiran, pero en esta ocasión, simplemente dejaron al perrito a su suerte.

Este trágico abandono sucedió en Jackson, Mississipi, donde los elementos del Departamento de Policía local decidieron abandonar a Ringo, su compañero por diez largos años en el área de narcóticos.

Según una investigación del diario The New York Times, Carl Ellis, el oficial que se haría cargo de Ringo tras su retiro, simplemente fue a un albergue local y lo dejó allí.

Sin dar explicaciones, Ellis se fue y dejó a su compañero abandonado, esperando por él.

El destino de Ringo habría sido triste de no ser por un grupo de voluntarios que se enteró de su historia y decidió encontrarle un hogar.

Pasado un mes de que este grupo de jóvenes entusiastas de los derechos animales diera a conocer la historia del perrito policía, Randy Hare, su antiguo entrenador, lo recogió del albergue de animales.

Lo mejor de todo es que Ellis, el malvado que dejó a Ringo en el albergue, fue cambiado de área y recibió una sanción por andar abandonando a los compañeros peludos.

Y así, como película lisonjera de un domingo de flojera, la historia de este perrito policía acabó con un final feliz. Ringo volvió a las calles para continuar trabajando como perro policía y el villano de esta historia terminó castigado por ojéis.