Un nopalón lleno de espinas contra un camello, ¿quién ganará?

Un nopal lleno de espinas contra camello, ¿quién ganará? Un montón de videos demuestran quién es el rey del desierto.

Un nopal lleno de espinas contra un camello, ¿quién ganará? Un montón de videos demuestran quién es el rey del desierto.

Lee también: Casual, estos camellos ¿nadan en el mar?

Para un animal cualquiera, la idea de comer un cactus lleno de largas espinas de casi 15 centímetros, es casi suicida, pero no para estos dromedarios.

De hecho, el temible alimento es su bocadillo favorito pues al ver un montón de cactus, lo devoran en segundos y con singular alegría.

Estos animalitos del desierto mastican y mastican, pero no parecen molestarse por las afiladas agujas que lastiman su hocico. Ellos son los reyes del desierto y un insignificante cactus no pondrá en duda su majestuosidad.

Solo mira este video y muere de envidia por la facilidad que este animal tiene para devorar esa cosa.

O mira a detalle cómo el camello usa sus poderosas fauces para destrozar la pulpa y hacerla papilla antes de tragarla con todo y espinas.

Al parecer los camellos tienen una especie de blindaje en sus gargantas y estómago, porque no les molesta la cantidad de púas que tienen sus alimentos.

Ni se inmutan.

Es increíble y no podemos superar el hecho de que los camellos AMAN comer cactus.

Parece que entre más espinas, mejor.

Ese video nos pone tan nerviosos como aquel en el que una persona muestra el inconmesurable poder de la mordida de la peligrosísima tortuga caimán.

Ante estos animales, los seres humanos parecen bastante débiles.

La naturaleza siempre encontrará maneras de sorprendernos.

Ahora lo sabes, en un duelo cara a cara, mano a mano, entre un cactus de afiladas espinas y un camello hambriento, el que gana es, sin lugar a ninguna duda, el dromedario, el rey del desierto y el mejor amigo de los beduinos que por milenios han aprendido a dominar su hostil hogar.