El Oscuro Origen de Yao Ming, el padre de todos los memes y fundador del Internet moderno

Porque antes de la luz, hubo oscuridad.

Los memes son un regalo divino de un creador misericordioso y divertido, pero también tienen sus divinidades terrestres, como Yao Ming, el padre de casi todos los memes y el responsable de que el Internet sea como lo conocemos ahora.

Vamos por partes: ¿quién es este carnal?

Yao fue un basquetbolista profesional de la NBA, que jugó en algunos equipos con más pena que gloria, porque debido a su estatura y su peso las lesiones no lo dejaron en paz y tuvo que retirarse pronto.

Actualmente se encuentra al frente de la Federación China de Básquetbol, disfrutando lo que los memes y el deporte le dejaron. Sí, ni su nombre ni su figura parecen recordarnos algo o acercarnos a los memingos, pero ahí te va ahora sí el por qué.

Durante su carrera profesional dio mucas entrevistas, siempre sonriente y siempre feliz de saber que nadie le ganaba en, al menos, ser ridículamente alto. En una de ellas se tomó esta foto… y el resto es historia.

Su expresión fue tan icónica, irrepetible pero al mismo tiempo tan real, que pudimos vernos reflejados en él para cada ocasión que queríamos burlarnos de alguien o reflejar que aquello que pasaba nos la sudaba y nos hacía decir: “bitch, please”.

En ese entonces los “memes” eran más bien conocidos como “rage comics“, gracias a una serie de personajes como Forever Alone, It’s Something, Me Gusta y demás. Yao fue la explosión de esta misma forma de comunicación moderna, que poco a poco se hizo espacio en el mundo.

Antes de este momento, todos los personajes de los Rage Comics eran caricaturas simples y ligeramente exageradas. Por otro lado, después de que el Yao Ming tuvo éxito, los memes se trasladaron a los planos de la realidad material y no solo a la caricatura referencial.

De manera lenta pero segura, los memes fueron tomando cualquier imagen que se cruzara y pudiera representar algo. Yao Ming, por supuesto, ya casi no es usado, salvo en algunas ocasiones o en viejos que no quieren aceptar que el Internet mutó.

Ahora, tenemos una mucho mayor libertad para explicar y expresar nuestros sentimientos sin usar palabras: solo necesitamos una imagen que tenga un gato, un Shrek deformado o lo que sea que se te ocurra que exprese lo que hay dentro de tu corazoncito.

Yao Ming duerme debajo de cada Lomito para curar tu depresión, debajo de cada Viernes de Trabajando Duro o Durando en el Trabajo o tras cada momo que se le hizo a Peña BB en su sexenio. Es el culpable, es el origen, y hoy tenemos que reconocerlo como lo que es: la semilla de la Nación de Internet.

Muchas gracias, Yao.