Aitana Derbez hace llorar a Alessandra Rosaldo tras poner su primera ofrenda de muertos

Aitana Derbez lo hizo de nuevo.

El Día de Muertos por fin llegó y Aitana Derbez lo celebró a lo grande, pues por primera vez armó una ofrenda en su casa, sin embargo, hizo llorar a Alessandra Rosaldo tras ponerla.

Aunque podría parecer que la familia Derbez siempre le entra a las tradiciones mexicanas, no es así, pues Aitana Derbez jamás había puesto un altar de muertos, es más, ni sabía qué se celebra el 1 y 2 de noviembre.

Instagram: alexrosaldo

Aitana Derbez pone su primera ofrenda de muertos con Alessandra Rosaldo

Por lo que Alessandra Rosaldo decidió que 6 años son la edad suficiente para que pudieran empezar con la tradición de Día de Muertos en su hogar y aprovechó para explicarle a Aitana varias cosas sobre estas fechas en su blog de YouTube.

“Es la primera vez que estamos poniendo un altar de muertos aquí en la casa, es una experiencia que estamos viviendo como familia por primera vez. Y aunque ella está familiarizada con varias imágenes de sus abuelos y de algunos de nuestros familiares que ya no están, qué mejor oportunidad que esta para honrarlos”, comentó Alessandra Rosaldo.

YouTube: AlessandraRosaldo

Sin embargo, todo era risa y felicidad hasta que comenzaron a poner varias fotos de familiares que ya no están, porque Aitana Derbez hizo casi llorar a Alessandra Rosaldo al preguntarle en repetidas ocasiones si esas personas ya estaban muertas.

“¿También está vivo o también está muerto? (…) ¿Vivo o muerto? (…) Todos están muertos”, comentó Aitana Derbez.

Por supuesto, la pequeña Aitana Derbez no lo hizo con el afán de molestar a su mami, pues esas preguntas son normales en una persona que jamás ha celebrado estas tradiciones.

Aunque Alessandra Rosaldo no evitó conmoverse al recordar a sus seres queridos así como a los papás de Eugenio Derbez.

Afortunadamente el video terminó con Aitana y Alessandra disfrazadas de Catrinas para poder ir directo a conmemorar y honrar la memoria de los que hoy regresan del Mictlán.