Zuria Vega revela que se comió su placenta, pero ¿es seguro hacerlo?

Mucho ojo

Hace unos días Zuria Vega y Alberto Guerra anunciaron a través de su Instagram el nacimiento de su segundo bebito, el pequeñito Luka, fruto de una relación súper romántica.

LEE TAMBIÉN:

Ya nació el bebito de Zuria Vega y Alberto Guerra y tenemos las fotos

Una nueva bendición en la familia

El chiste es que Luka por fin llegó al mundo, y recientemente Zuria reveló que su parto fue “humanizado”, en compañía de su hermana, su esposo, y en posturas que ella misma iba eligiendo a la hora de la expulsión.

Todo salió excelente y así se ve la hermosa criaturita que tiene toda la cara del papá:

Instagram

La cosa es que a partir del nacimiento de Luka, Zuria se estrenó como youtuber y a través de su canal llamado Soy mamá reveló que el día del parto se hizo un licuado con su placenta, agua de coco y algunas bayas (frutos rojos).

Giphy

Zuria explicó que se comió más o menos un centímetro de placenta que le supo “delicioso”.

“Me tomé el licuado, aproximadamente un centímetro de placenta con berries, le echas agua de coco, la verdad es que sabe a un licuado delicioso, me cayó delicioso”.

Instagram

Después de tal revelación nos preguntamos ¿será seguro comer placenta?

Esta nueva tendencia que consiste en preparar la placenta como bebida o en cápsulas se llama placentofagia y es cada vez más popular. Sin embargo, no se ha comprobado que hacerlo represente un beneficio para la salud.

De hecho, hacerlo podría ser más contraproducente que benéfico según la ginecobstetra Jennifer Gunter quien tiene un artículo muy interesante al respecto, publicado en páginas del New York Times.

“Las placentas suelen estar colonizadas por bacterias. Muchas están infectadas. Como regla general, es mejor no comer algo que tal vez esté atestado de bacterias, sobre todo si muchas de ellas pueden ser patogénicas”.

Aquí el licuado de Zuria:

YouTube

Según esto, la placentofagia tiene algunos beneficios como mejorar el humor de la mamá, prevenir la depresión posparto, reducir fatiga, dolor e inflamación, así como beneficiar la producción de leche materna aunque… Nada de esto está comprobado.

De hecho, Jennifer Gunter hace énfasis en el hecho de que cuando la placenta se coloca en cápsulas para ingerirse representa un “posible peligro biológico” pues no existen normas para el procesamiento de placenta para el consumo humano.

Además, señala que la placenta no tiene un aporte vitamínico alto, y solo tienen un poco de hierro, pero también progesterona, que no se recomienda en el posparto.

Por otra parte, en las cápsulas de placenta se ha encontrado rastros de arsénico, mercurio y plomo, así como la bacteria estreptococo del grupo B.

Por cierto que Zuria no es la primer famosa en comerse su placenta ya que Anahí Puente, la ex RBD reveló en su libro Valiente que había hecho exactamente lo mismo en el nacimiento de su último hijo.

LEE TAMBIÉN:

OMG: Anahí rompe el silencio y revela que se comió su placenta

¿Listos para seguir su ejemplo?

Así que… si estás esperando a un bebito, lo mejor es que consultes a un médico sobre comerte tu placenta nada más para no arriesgarte.