¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Sofía Castro habla por primera vez de la reconciliación de Angélica Rivera y el Güero Castro

¿No que no tronaban, pistolitas?

Mi tatarabuela dice que “donde hubo fuego, se lo lleva la corriente” (o algo así) y parece que es el caso con Angélica Rivera y su exesposo, José Alberto “Güero” Castro y por eso mismo su hija, Sofía Castro, ya salió a decir qué onda qué pex.

Ya son varios meses de rumores, en los que se ha asegurado que la actriz y el productor mexicanos retomaron su relación amorosa, aunque en secreto para que no los anden molestando.

Sin embargo, Sofía Castro tiene una versión más amplia de lo que está sucediendo entre estos dos tórtolos, más allá de los chismes y más allá de lo que algunas revistas con “fuentes cercanas” incomprobables dicen:

“Qué bueno que me preguntan, porque sí, la verdad me da mucha risa, como lo dijo mi papá. Acostúmbrense chicos a verlos juntos, tienen tres hijas de por medio, se llaman Sofía, Fernanda y Regina”.

Para Sofía esto no es solo algo ridículo, sino que es bien tonto que andemos creyendo que dos personas que pasan tiempo juntos inmediatamente son pareja. Por supuesto, al haber un vínculo familiar irrenunciable entre ellos es normal que se la pasen frecuentando los mismos lugares:

“Tenemos cosas, que tenemos eventos, que hay navidades, que hay cumpleaños, que hay fiestas, siempre van a estar juntos, no hay reconciliación porque no la hay, pero siempre van a estar juntos. Les juro que leí ese chisme y todos nos reímos”.

Después, le hicieron entender que si te divorcias de alguien no puedes volver a verlo amistosamente, a lo cual ella contestó todavía con más fuerza, porque parece que gente vive en una telenovela donde solo vives si matas:

“A ver, para nada, al contrario, qué increíble que dos personas que estén divorciadas se puedan llevar bien por el bien de sus hijas, así que los van a ver en mi boda, en el bautizo de mis hijos, en los cumpleaños”.

Tal parece que mientras Monterrey y Puebla están en 1803, la familia Castro Rivera vive como en el 2185, entendiendo las relaciones humanas de una manera menos compleja y más simple para el bienestar de todos.

Nomás nos queda desearles una vida feliz, fuera de chismes, escándalos y todas esas cosas por las que son populares y famosos.

Con información de Quién.