¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Aquí tenemos los memes más botaneados y menos descarados que #LordCacahuates

Ya lo vamos a agarrar de botana

Roberto Velasco fue uno de los que México mandó a Estados Unidos para decidir nuestro futuro con el equipo de Donald Trump. Puede que muchos no lo conocieran… hasta ahora, porque pasará a la historia como #LordCacahuates, el que no se puede aguantar un rato para botanear a media chamba.

LEE TAMBIÉN:

¿Recuerdas a "Lady Frijoles"? Pues resulta que ya está detenida en Estados Unidos

Este podría ser el destino de "Lady Frijoles".

En una de las fotos que subieron de la reunión para discutir si Trump nos mete el pie o no, pudimos ver al señor Velasco, encargado de Comunicación Social en la Secretaría de Relaciones Exteriores, comiéndose alegremente unos cuantos cacahuates. Así, con todo el descaro del mundo, como si estuviera en medio de una reunión entre sus amigos y no en la que decide el futuro económico de México.

Por supuesto, las redes hicieron lo suyo y ya tenemos al Lord más reciente y moderno de nuestro país: #LordCacahuates, el símbolo del desparpajo y la jovialidad de convivir con un mexicano. Aquí vemos el momento original:

La foto original

Por supuesto, se volvió el momento perfecto para bromear, como con los repartidores de cacahuate en los estadios de béisbol, ese juego que tanto le gusta al presidente de México.

Lo que sí, es que en todo momento nos recordó a un domingo cualquiera de fútbol con una buena botana con salsita y una caguamita para hidratar el alma.

De verdad es algo tan común, que si ves con tranquilidad, parece que Roberto Velasco está al lado tuyo en la sala de tu casa, no en las más altas oficinas del gobierno estadounidense.

Es más, te aseguro que cuando viste esta foto ni siquiera notaste que era diferente. Ese es el verdadero nivel de #LordCacahuates.

Ufff, estoy segurísimo que Roberto hubiera dado su alma para que esos cacahuates se convirtieran en una orden de cinco al pastor con todo.

Es bastante probable que Marcelito, fiel a su costumbre previsoria, se haya embarcado a la aventura con unos cuantos sobrecitos de botanera, valentina o cualquier salsita para darle sabor a los insípidos cacahuates gringos.

Esta hubiera sido una escena mejor que la que sucedió en realidad. Hasta para ser descarado fue tibio.

¿Seguros que no es Homero Simpson disfrazado?

Lo que es seguro es que este sujeto estaba enojado por no tener sus propios cacahuates.

Miren nomás como lo observaba.

El final de Game Of Thrones, una TV Notas y unos cacahuates. El combo de la felicidad, le llaman.

De verdad ese sujeto lo veía con mucha envidida.

Esperemos que para el siguiente encuentro con los gringos Roberto Velasco vaya mejor preparado. De preferencia con algo que apeste un chingo.

Eso sí, él lo tomó con humor y explicó que los cacahuates se los dieron los que organizaron la reunión, y que no los compró afuera del metro por diez pesos.