Los linchan por pensar que eran “robachicos”, pero ¡eran campesinos!

La barbarie. No hay más.

Un caso más de “mira: robachicos. Hagamos justicia por mano propia”, dos sujetos que supuestamente habían intentado secuestrar a un niño en el municipio de Acatlán de Osorio, en Puebla, fueron linchados y quemados vivos.

Pero ahora, la Fiscalía del Estado precisó que los presuntos “robachicos” no eran secuestradores y se trataba de campesinos, y además, descartaron su participación en un delito.

¿qué fue lo que pasó? Que una vez más, la sociedad harta de la inseguridad y la falta de justicia llamó a la gente a aplicar la “justicia por mano propia”.

Las cosas iniciaron cuando se corrió el rumor de que los dos hombres se dedicaban al secuestro de menores, entonces los habitantes de San Vicente Boquerón, la colonia en la que ocurrieron los hechos, decidieron hacer un ardid para alborotar a la gente y enardecerla.

“¡Qué viva el pueblo”, fue lo que gritaron las personas que perpetraron el asesinato de los presuntos secuestradores. En los videos la gente recogió una muestra de lo que se puede llamar barbarie y además, aplaudió la acción de quienes instigaron el ataque.

Eso pasó ayer alrededor de la una de la tarde. Alberto y Ricardo, los supuestos criminales, habían sido trasladados de San Vicente Boquerón a Acatlán de Osorio y fue ahí en donde alrededor de 150 personas irrumpieron y sacaron a los individuos para prenderles fuego a ellos y a la camioneta que conducían.

En Facebook se pusieron muchos videos que muestran la crueldad del asesinato. 

Pero la cosa es que la autoridad también se vio imposibilitada para aplicar los protocolos de actuación debidos. En un comunicado la Secretaría de Seguridad Pública estatal, informó que “nunca envió negociadores para establecer el diálogo con el grupo creciente de personas y tampoco informó de los hechos a tiempo y en forma a la SSP y la SGG para brindar pronto auxlilio”.

La Fiscalía General del Estado emitió un comunicado en el que afirma que ya se investiga qué fue lo que pasó y que busca procesar a los involucrados en el homicidio calificado.

Twitter

En el comunicado la fiscalía descartó que “los occisos” participaron en el delito de secuestro de menores, y aparentemente sólo se dedicaban al campo. Otras informaciones apuntan que además, eran padre e hijo.

Irónicamente, las grabaciones compartidas serán utilizadas para realizar la investigación y para imputar a los culpables, pero una cosa nos queda clara: independientemente de si estos sujetos eran secuestradores o no, la forma en que se aplicó “la justicia” no es otra cosa que un homicidio salvaje y sin sentido.

Lo otro es que en redes sociales se han estado difundiendo las fake news de supuestas “olas de secuestro de niños” que exhacerban a la población harta de la delincuencia.

Las autoridades han tenido que desmentir estas olas de secuestros a menos que se presente la denuncia correspondiente. No: así no se hace la justicia.