La historia de este perrito que quería pizza y no se la dieron te romperá el corazón (y el hambre)

Los perritos bebé y la pizza son dos de las cosas que más amamos en este mundo, pero ciertamente no puede convivir porque se hacen daños entre ellos. Mientras que la pizza no es comida con justicia por un perro, al animalitobebé le hace daño la bomba alimenticia que es y esta historia lo confirma.

Esta triste historia, llena de amor, desamor, drama y tragedia, sucedió en el lugar donde los sueños se cumplen: una pizzería. Ahí mismo una comensal, que disfrutaba del alimento de los dioses, vio a un perrito hacerle caras de necesidad desde fuera.

Facebook

Este perro, como atestiguaron los presentes, era bastante grande y rollizo, por supuesto que eso era bastante preocupante, pero cuando un perro te pide algo no puede negarte, o al menos no tan fácil.

Cedió al instinto más básico que tenemos: protección, y salió a darle una rebanadita de pizza, porque se veía que el hambre y la tristeza se lo estaban comiendo por dentro, pero ahí fue cuando ocurrió la tragedia.

Facebook

Al salir y ver al perrito en cuestión, notaron algo sumamente particular en su cuello. Era una placa que daba constancia de que no era un perritobebé callejero, sino uno que en casita tenía croquetas o caldo con tortillas para alimentarse.

Pero esta placa no tenía su nombre, sino una instrucción más precisa. Adelante con las imágenes, por favor:

Facebook

Así es, pedía explícitamente no alimentar a este demonio con pizza. La razón nos parece obvia. No solo porque este perrito ya muestra señales de sobrepeso, sino que para que esa placa tuviera esa inscripción tuvo que haber sucedido bastantes veces.

Además, la forma en que pedía la pizza, con su carita de perrito con hambre y ojos hermosos, no era inocente, sino que ya sabía exactamente qué hacer para conseguir su botín.

Un chico listo, ciertamente, pero que se estaba haciendo daño cada que lo hacía. Ahora solo nos queda advertirles: no alimenten a sus perritos con pizza, mejor cómanla y que les huelan la boca… o lo que se les ocurra.