HAY TIRO: Hija de Alejandra Guzmán la amenaza para que hable ahora, antes de que ella lo haga

Esto no va a acabar nunca

El pleito entre Alejandra Guzmán y su hija, Frida Sofía, es cada vez más grande. Primero empezó como un chisme que iba de un lado para otro, pero ahora ya hasta se están lanzando retos y amenazas para que hablen ahora o callen para siempre.

Primero recapitulemos: ¿Qué está pasando? Pues que Alejandra Guzmán le robó el novio, Christian Estrada, a su hija y eso detonó una serie de sucesos y declaraciones que la señalan como una pésima madre y como la torturadora de su propia chamaca.

Después de que Frida también dijera que no es la primera vez que le baja el novio, su mamá declaró que todo eran mentiras y que ella se encuentra abierta al diálogo con ella para cuando quiera arreglar todo, pero días después la volvieron a ver con el exnovio en cuestión y todo ardió.

También el tremendo cochinote, identificado como Christian Estrada, intentó defenderse y lanzó unas palabras ponzoñosas:

“Frida puede seguir hablando de mí y decir que soy un trepador, decir que busco la fama… Frida Sofía es conocida como la hija de Alejandra Guzmán, o sea, ¿quién es Frida Sofía? Cómo voy a ser trepador de alguien que no sea tan grande, porque voy a ser sincero si yo fuera trepador, estuviera con Alejandra no con Frida”.

Ahora, ante tanto despapaye, Frida Sofía ha retado a su mamá a hablar, para que ella cuente lo que tenga que contar, antes de que ella abra la caja de Pandora y se vaya el mundo encima a su jefecita. La amenaza y el reto abierto lo mandó a través de sus redes sociales, para hacerlo público, junto a un mensaje dirigido a ambos.

“Habla con hechos o cállate. A veces el no confiar es tu mejor testigo. Ojalá y desmientas todo. Pero esto no se trata de ti trepador, tú solamente serás uno de los muchos. Suerte @bcire_mexico y @laguzmanmx traté de amarte, protegerte y quererte pero es tiempo de que paguen las consecuencias de sus acciones. Pruebas. Me duele y me da pena, pero hasta aquí. Cobardes”

Instagram

Esperamos el desenlace de esta extraña y convulsiva historia que nos tiene pariendo chayotes cada día.