¡OH NO! Por el estrés de la boda esta novia casi se queda pelona 😔

Por eso no te cases ni te embarques...

Imagina la siguiente situación: has soñado toda la vida con tu boda y de hecho, por años habías esperado a que te dieran el anillo y aunque por fin pasó… ¡ahora no sabes cómo hacerle frente al día tan importante!

LEE TAMBIÉN:

AIÑ: Gimnasta que se rompió las piernas espera poder caminar al altar en su boda ❤️

Cadena de oración para que se recupere el día de su boda 🙏

Bueno, pues así le pasó a una chava llamada Michelle Wilson-Stimson quien por el estrés de su boda se puso en una situación de estrés tan grande que perdió casi toda la totalidad de su cabello…

Giphy

Y es que según nos enteramos, la mujer de 42 años perdió, no uno dos o tres mil pelos, sino 90% del cabello todo por el estrés que provocó planear la boda, ya que el día especial se convirtió en una pesadilla porque nada estaba saliendo como lo planeó.

Ahora bien, la historia está curiosa porque Michelle no se quedó calva antes de la boda sino ¡después de que pasó! Según lo que contó, dos semanas después del día soñado se dio cuenta que grandes mechones de pelo quedaban en su almohada…

“Me horrorizó. Era para haber sido un día especial, pero me dejó tan ansiosa que ahora estoy sin pelo. La gente no percibe cómo puede ser estresante planificar la ceremonia. El sueño de la boda puede convertirse en una pesadilla”.

Giphy

Y ¿qué arruinó la boda o por qué Michelle tuvo tanto estrés postraumático?

Bueno, según contó las cosas se pusieron feas tanto antes como el mero día de la fiesta: el vestido llegó un día antes de la ceremonia y no quedó como esperaba, el estilista le quedó mal, el coro de la iglesia faltó, y la entrada a la Iglesia no tuvo música porque a pesar de haberla puesto desde un celular, en el momento en que debía sonar ¡no sonó!

Con una cosa así cualquiera se hubiera quedado pelón o mínimo se hubiera desmayado en el acto.

Giphy

Aunque si sirve de consuelo, Michelle ¿no lo planeó tan bien las cosas? Imagínense que el vestido lo compró solo unos días antes y a través de Internet:

“Opté por comprar el vestido por Internet. Cuando recibí la notificación que el vestido sólo llegaría faltando pocos días para mi matrimonio, mi estrés empeoró. Yo no podía dormir”.

El chiste es que, no queremos que te espantes ni nada, pero realmente lo de esta mujer acabó muy mal.

Adelante con las imágenes…

Especial

Así que por el problema, Michelle decidió consultar a varios médicos, a quienes confesó todo el estrés por el que pasó en su boda.

“Los médicos se preguntaron si yo había pasado por mucho estrés y casi comencé a reírme cuando conté mi boda. Me contaron que desarrollé alopecia. Me quedé con el corazón partido, los profesionales no sabían si mi pelo crecería de nuevo”.

Y bueno, aunque aún no ha crecido, Michelle tiene un blog en el que relata cómo ha llevado el tema de su cabeza pelona y en el que incluso hay poemas in memoriam de lo que fue de su pelo, que espera recuperar algún día…

¿Qué harías si te quedarás pelón/pelona por tu boda?

a) Me pondría un implante de cabello.

b) Llegué al altar sin un solo pelo.

c) Eso no va a pasar porque ya hasta me divorcié.