¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Dulce María se declara provida y el Internet la aborta con memes

¡Recapacita, Dulce María, recapacita!

Dulce María nos rompió el corazón. Después de años de apoyarla y darle el cobijo que nuestra amada Roberta merecía, nos dio la espalda y se declaró “provida”, al mismo tiempo que se sumó a un movimiento que busca prohibir el aborto y el poder de decisión de las mujeres sobre su propio cuerpo.

Evidentemente, Roberta estaría devastada si se enterara que, tras muchos años de pelear por ella y sus amigas, se declarara provida y no Rebelde (cuando no seguía a los demás, claro). Esto es triste en muchos sentidos y no nos queda más que declararnos de luto por esta amarga noticia.

Uno ya no puede ni confiar en los legendarios integrantes de RBD, porque mientras una se hace partidaria de partidos políticos cero ecologistas (y parece más gobernadora que el gobernador y más ecologista que los ecologistas), otras terminan derribando los derechos de otras personas.

No te podemos perdonar, Dulce. Lo siento.

Obviamente, esto le repercutirá a Dulce, que tiene entre sus fans a gente que ha peleado abierta y duramente por conseguir el derecho a la propia agencia del cuerpo, como lo demarca la constitución misma.

Ahora, solo vive en nuestros recuerdos.

Sí, también lo que podemos hacer es abortarla de nuestras vidas y de nuestros recuerdos. Claro que recordamos que RBD era un grupo de cinco integrantes: Maite Perroni, Anahí, Poncho Herrera, Christian Chávez y Christopher Uckerman. ¿Dulce María? Perdón, jamás he escuchado ese nombre.

Dulce María sepultó su propia carrera al ponerse del lado de la represión femenina y no del de la libertad de decisión de todas y cada una de las personas que pueden gestar. ¿Es más importante un conjunto de células que una persona? Para Dulce sí, al parecer.

Angelique puede ser nuestra nueva Roberta. ¿Todos de acuerdo? Entonces que así sea.

Ahora, esperemos que esto sea solo un mal sueño, aunque de todas maneras, la mejor de RBD siempre fue Anahí.

¡Recapacita, Dulce María, recapacita!