Estos anuncios demuestran que a los mexicanos nos encanta ser redundantes

La obviedad nomás no se nos da

Los mexicanos tenemos una forma muy peculiar de expresarnos y eso queda de manifiesto en los letreros callejeros.

Lee también:

Ignoramos por qué, pero nos chifla eso de enfatizar nuestras ideas ‘pa que la cosa queden bien clara’. Esa redundancia injustificada, sumada a las faltas de ortografía, hacen de esos anuncios unas verdaderas joyas.

Chequen:

Menos mal que lo aclaran, yo la quería para trapear…

Jamás hubiéramos imaginado este desenlace…

Tecnología de punta…

¿Cansado de espinarse cuando comen pollo? Aquí la solución:

Esta paradoja es similar a la del huevo y la gallina.

No se trata de una paleteria convencional, sino de una especializada

¡Servicio innovador! Ya no tienes que llevar tu casa a pintar.

¿Cumplen con los requisitos?

Con cuidado…

Yo andaba buscando una carpintería de fierro 🙁

Todo hubiera estado tan bien sin la aclaración

Publicidad engañosa

Publicidad honesta

Y desde Argentina nos llega esta imagen. Se ve que son un país incluyente.

Y ustedes ¿cuántos anuncios similares se han topado en las calles?