¿Por qué está prohibido el amor en el K-pop?

¿Por qué los idols de Kpop no pueden tener parejas ni disfrutar del amor? Resolvemos este cruel misterio para encontrar las razones

A diario vemos a los idols de kpop hablar de amor y entonar canciones que nos calientan el corazón, pero también sabemos y vemos cómo se les prohibe experimentar el amor en cualquier forma.

LEE TAMBIÉN:

Fandom tóxico exige que expulsen a Chen de EXO por su boda y su bebito

Una parte del fandom de EXO pide sacar a Chen, Kim Jong-dae tras anuncio de matrimonio y embarazo con su novia.

En los últimos años, hemos visto constantemente cómo las empresas buscan controlar de manera intensa las vidas de los artistas, ya sea referente a la música, su imagen y hasta su vida personal.

Sin embargo, el control y la imposibilidad de llevar un vida libre para los idols, también es responsabilidad de los fans, dejando el camino completamente bloqueado para desarrollarse fuera lo que representan como artistas.

En este negocio hoy no se fía, mañana sí

En el momento en que HyunA, una de las idols femeninas más importantes de este siglo, y E-Dawn, un trainee con una carrera por empezar y despegar, anunciaron su relación, su vida cambió por completo.

A la par que los fans comenzaban a rechazarlos y a presentar quejas en sus perfiles personales y foros de Kpop, su empresa, Cube Entertainment, decidió despedirlos.

¿La razón? Una cláusula contractual oculta y poco clara, con la que ambos quedaron fuera de la empresa y de los proyectos que formaban parte.

Bernie Cho, ejecutivo dentro de la industria Kpop, explica que:

“El Kpop es un gran negocio y las bandas y solistas no solamente son la cara de grandes empresas, sino que también se vuelven marcas ellas mismas. Eso tiene como resultado, para bien o para mal, que cada uno de los idols sean vistos como ‘inversiones’.” (Vía: CNN)

De esta forma, el producto principal deja de ser la música y pasan a ser las personas en sí, quienes dependerán de su imagen, personalidad y vida personal para hacer que, después, lo productos que los incluyen se vendan, ya sean álbumes, conciertos, mercancía o hasta que la música sea reproducida en streaming.

En el caso de HyunA y E-Dawn, su relación fue vista como un riesgo para el desempeño de la marca Triple H y también para Cube Entertainment por la reacción que esto tuvo, sobre todo, en los fans.

Estas cláusulas que prohiben parejas, citas, hábitos de consumo, restricciones de cambios de imagen y hasta relacionarse con la gente, son comunes y bastante normales dentro de la industria de música Coreana.

Way, ex integrante de Crayon Pop, platicó en entrevista para Asian Boss cómo se vive, desde su experiencia de idol, con ese tipo de relaciones contractuales, que incluyen todo tipo de restricciones y abusos físicos, emocionales y hasta económicos.

Aunque es evidente que el Kpop ha avanzado mucho en los últimos cinco años, estas prácticas siguen vigentes por las empresas y los fans, que son quienes, principalmente, le asignan valor a los y las idols como mercancías e inversiones empresariales.

Una industria que mueve un país

Las noticias sobre los idols no solamente llegan a las páginas de medios de entretenimiento, también a los medios financieros, ya que las más grandes empresas coreanas obtienen ganancias e inversiones a través de las personas que conforman los grupos, por lo que cualquier escándalo, por mínimo que sea, es una forma de subir o bajar el valor de una empresa.

BTS aporta casi la misma cantidad de dinero al PIB de Corea del Sur como su principal aerolínea / Gráfica: Statista

Las relaciones de pareja, hasta el momento, son uno de los principales escándalos cuando se trata de un grupo de Kpop, pues existe una narrativa que casa a los idols con sus fandoms.

Esto no es coincidencia y, tal como lo narra John Seabrook en The Song Machine: Inside The Hit Factory. Este sistema de idols fue ideado por Soo-man Lee, el dueño y fundador de SM Entertainment, la empresa más grande de Kpop en el mundo.

Soo-man, vio en las boybands un terreno fértil para utilizar el ascetismo coreano y las represiones sexuales como una moneda de cambio con grupos de jóvenes que despertaran el interés de un sinfín de mercados diferentes utilizando estereotipos de belleza.

Así fue como, replicando el modelo hecho por Lou Pearlman para formar Backstreet Boys y *NSYNC, SM fue formando grupos y artistas como SES y HOT, para después evolucionarlo hasta llegar a Girls Generation, EXO, SHINee, BoA, entre muchos otros.

Estos grupos buscan, de manera deliberada, incluir diferentes perfiles (reales o creados) que apunten hacia diferentes tipos de públicos, para reunirlos entorno a las figuras individuales para, después, congregarlos en una sola entidad: el fandom.

Fandom: ¿ejército o amigos?

El fandom se debe al grupo y el grupo se debe al fandom, por ello, las empresas buscan cuidar que las identidades únicas y sólidas que crean para debutar a un grupo no se muevan en lo más mínimo, limitando su vida lo más posible y evitando cualquier posible escándalo que pueda afectar sus productos, que no son el más mínimo lo mismo que las personas detrás de sus nombres de escenario.

Cada uno de los fandom se congregan alrededor de un grupo, que se consolida como una entidad con valores, deseos, expresiones, hábitos e ideas comunes y únicas, lo que hace a cada fan formar una identidad en torno a eso.

Distribución de fans de Kpop en el mundo / Gráfica: Naver

Ya sea la referencia bélica del ARMY de BTS, como un ejército particular; la promesa infinita del ELF de SuJu; el mimetismo frenético del ONCE de TWICE; o la devoción mítima del Orbit de LOONA; todos los fandoms representan las expectativas que las empresas ven en las figuras de los idols.

Formar parte de uno de estos grupos no solamente es una parte importante para la industria, lo es también para cada una de las personas que se asumen como tal y por la misma razón, la devoción al grupo se convierte en devoción a su representación personal, pero también un rechazo a las identidades que se construyen en otros fandoms, gracias a la dinámica que tiene la industria del Kpop.

Orbits durante la conferencia de LOONA en KCON 2019 LA / Foto: Twitter

En una industria donde cada año desaparecen grupos que parecía que durarían toda la vida, la competencia no solamente es entre empreas, sino también entre fandoms. La desaparición de cada grupo también implica la desaparición de un fandom y, con ello, todo lo que hay construido alrededor de eso mismo.

Esto lleva a los fans a hacer de los grupos una herramienta para desarrollar sus propias características, sobre todo en estos tiempos, donde la participación e interacción con los productos es inmediata y sin intermediarios directos.

Carta de fans de EXO pidiendo expulsión de Chen tras anunciar su matrimonio / Imagen: Twitter

El resultado es siempre limitante y restrictivo para los idols, que no solo tiene que adecuarse a las peticiones y regulaciones de sus empresas, sino también a las expectativas de los fans que ven como una afrenta, una pérdida del valor inicial y las expectativas creadas, que se relacionen con otras personas de manera afectiva (que tengas pareja, pues). (Vía: BBC)

Al mismo tiempo, al no tener intermediarios, los fans pueden descargar la ira de sus expectativas no cumplidas y, al mismo tiempo, pedir una retribución por el daño de manera directa, ya sea a sus propios ídolos o también a los ídolos que amenazan a los suyos (ya sea por ser una potencial pareja o por, simplemente, la dinámica de la industria Kpop).

Dentro del Kpop, tanto fans como empresas, han hecho de las personas productos e ideas que limitan la vida de las personas hasta el extremo, olvidando que debajo del escenario y fuera de las cámaras, tienen vidas que merecen la pena ser vividas.