Personas olvidadizas son más inteligentes que el resto, según la ciencia

Si creías que estabas mal porque olvidas todo y no pierdes la cabeza solo porque la tienes pegada a la cabeza… ten tranquilidad, porque la ciencia acaba de demostrar que esto es bueno y, además, significa que eres más inteligente que los demás.

LEE TAMBIÉN:

Mujeres que hablan más viven más años, según la ciencia

Porque la que es perica donde quiera es verde…

Según un estudio publicado en la reconocida revista científica de neurociencias Neuron, las personas que olvidan todo con facilidad, son aquellas que resultan ser más inteligentes, contrario a quienes tienen una memoria fotográfica y recuerdan qué pasó el 19 de abril de 1989.

La investigación estuvo a cargo de Paul Frankland y Blake Richards de la Universidad de Toronto, quienes buscaron entender cómo es que la memoria y la falta de esta afectaba a las personas en su desarrollo neuronal y psicosocial.

A quienes olvidan todo de la nada les llamaron de “mente ausente”, que en otras palabras es andar en las nubes todo el tiempo y, por esa misma razón, este tipo de gente olvida cosas con facilidad. Sin embargo, esto tiene una razón y no es negativa, sino lo contrario.

Según Richards, es importante que el cerebro olvide ciertas cosas y retenga solo la información más necesaria. Este proceso de elección de datos e información importante es lo que ayudará, finalmente, a que las personas tomen decisiones adecuadas.

Para ellos es claro que la memoria es una virtud que no muchos tienen pero, al mismo tiempo, reconocen que tener un sinfín de datos aprendidos no representa la “inteligencia” de una persona. Por el contrario, ellos refieren esto como la capacidad de tomar decisiones adecuadas en cualquier situación.

Así que tranquilo si se te va la olla a cada rato. Es muy probable que no puedas responder un examen de historia como los dioses de la memoria, pero eso no quiere decir que estés bien menso como te hicieron creer en la secundaria.

El ser olvidadizo es solo una forma en que tu cerebro se adaptó a la vida y a su entorno, para asegurarse que sobrevivas.

Con información de Science Daily