Los hermanos mayores son más inteligentes que los menores: estudios científico

Según la ciencia, los hermanos mayores son más inteligentes que los menores y no puede hacer nada para evitarlo

Si creías que tus hermanos chiquitos son unos subnormales… pues puede que tengas razón, porque según un estudio científico, los hermanos mayores son más inteligentes que sus apéndices menores.

LEE TAMBIÉN:

Según la ciencia, jalarle el cuello al ganso 21 veces ayuda a prevenir el cáncer de próstata

Masturbarte 21 veces por mes es una forma de prevenir el cáncer de próstata, según la ciencia

Una investigación de la Universidad de Edimburgo señala que los hermanos mayores suelen ser los más inteligentes y, de hecho, les va mejor en la vida laboral. Por supuesto, los padres son los culpables de esta tendencia.

Especial

Si bien es cierto, los padres acostumbran dar el mismo apoyo emocional a sus hijos, la cosa es que se esmeran más en el desarrollo intelectual del mayor.

Y la razón detrás de esto es muy simple: al primer hijo lo estimulan intelectualmente, lo llevan a cuanta clase hay, se preocupan por su aprendizaje y hay una mayor presión para cumplan sus metas. Esto pasa porque no hay otros hijos de qué preocuparse.

En cambio, cuando llegan el segundo, el tercero… la atención de los progenitores tiende a dividirse entre todos.

Como resultado de esto, es común que los hermanos mayores saquen más altas calificaciones y obtengan mejores empleos.

En pocas palabras, no es que seas más listo que tus hermanos o hermanas, es más bien que tuviste más atención de tus padres, que aunque lo nieguen, tienen un favorito: tú.

Y antes de que te pongas bien necio con que tú eres el menor y eres más listo que tu hermano el zángano que no hizo nada de su vida, recuerda que la excepción siempre confirma la regla.

Esto no es algo determinante ni una piedra con mandamientos, puede que en tu caso sea diferente pero en el de la mayoría de las personas resulta ser así.

Si quieres reclamarle a alguien, no le reclames a El Erizos, reclámale a tus papás, porque nosotros no quitamos la atención que merecías.

Con información de Universidad de Edimburgo