Hombres no reciclan porque no quieren parecer gays, revela estudio

Hombres haciendo cosas de onvres...

En otro caso de masculinidad tóxica presentamos: los hombres no reciclan porque no quieren que las personas piensen que son gays.

De acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Pennsylvania, existe un amplio grupo de hombres que cree que el ecologismo es “femenino” y por esa razón evitan comportamientos similares.

Según la investigación, ese grupo de “machos” no están dispuestos a tener comportamientos que favorecen al medioambiente (reciclar, usar bolsas reutilizables, apagar el aire acondicionado) porque creen que son cosa de mujeres, y la gente podría creer que son homosexuales.

Aquí es importante frenarnos y aclarar que ser gay no está relacionado con ser femenino, estamos en el 2019 así que dejemos de pensar que es 1914.

Respecto a esto la profesora de psicología y coordinadora del estudio Janet K. Swim, dijo:

“Adquirir determinadas conductas en pro del medioambiente puede tener sutiles consecuencias relacionadas con el género. Puede que haya personas que eviten ciertos comportamientos ya que anticipan, con un sesgo de género, lo que los demás podrían pensar de ellas. O que los evitan si consideran que no se ajustan a su género”.

En el estudio, se pidió a un total de 960 participantes ⎯hombres y mujeres⎯ que indicaran si una lista de personajes ficticios les parecían “femeninos” o “masculinos” en función de una serie de actividades beneficiosas para el medioambiente. Los participantes debían hacer su valoración sobre una escala de 10, desde heterosexual a homosexual.

“Los participantes percibieron a todos los personajes como más femeninos, al margen de sus conductas, lo cual refleja la tendencia de considerar el ecologismo como un movimiento femenino”, señaló Swim.

Así que gracias al estudio se comprobó, una vez más, que los heterosexuales tienen una masculinidad muy frágil.

“Si una persona considera importante que se la perciba como heterosexual, tal vez priorice los comportamientos conformes con el género sobre aquellos que no lo son, tratando de anticiparse a la impresión que pueda causar en los demás”, afirmó Swim.

Pero ahí lo tienen, Ericitos. La masculinidad, desgraciadamente, puede más que cuidar al medioambiente, y peor tantito: no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia.