El Oscuro Origen del productor Dan Schneider y el abuso sexual en Hollywood

La reunión del elenco de Zoey 101 despertó viejos traumas en Alexa Nikolas, que fue parte del programa y separada sin explicación alguna. Esto, se rumoraba, era por capricho de Dan Schneider, el productor acusado de pederastía y abuso sexual durante décadas con complicidad de Nickelodeon y esta es su Oscura Historia.

Dan Schneider trabaja en la industria de programas infantiles desde hace más de 25 años. Sus creaciones van desde Kenan & Kell, Drake & Josh y El Show De Amanda, hasta iCarly, Victorious, Zoey 101 y Sam & Cat.

Su carrera, evidentemente, ha estado rodeada de menores de edad, pero también de acusaciones que comenzaron con fuerza a partir del caso de Amanda Bynes y desde ese momento no ha habido un show donde no se le acuse, sin consecuencias, de abusar de menores de edad.

El primer caso del que se tiene conocimiento ocurrió en 2002 y fue documentado por el LA Times bajo el nombre de “Groomed yo Be All That”, en el que se detalla cómo Schneider llevaba a menores de edad a un campamento de “entrenamiento” y todas las cosas que el equipo de trabajo de Nickelodeon, dirigido por el mismo productor, les pedía de manera física. (Vía: Los Angeles Times)

A este caso se le han sumado muchos que con el tiempo han ido apagándose, pero que repercutieron de manera significativa en la idea general sobre Dan Schneider, que nunca ha sido acusado formalmente por nadie, a pesar del estado conocido de Amanda Bynes, los rumores sobre el embarazo de Jamie Lynn Spears, las denuncias públicas de Jennette McCurdy y un largo número de cuasi leyendas urbanas.

Sin embargo, lo más preocupante es lo que han dicho las personas que no han llegado a formar parte de sus shows, además de los juicios y condenas contra sus colaboradores más cercanos.

En un episodio del podcast The Revenge Of The Cis, una mujer de forma anónima denunció lo que se ofrecía dentro de los campos de entrenamiento para actores de Schneider, Brian Peck y Marty Weiss.

Según este testimonio, Peck era el encargado de organizar el campamento y Weiss de reclutar actores y actrices para los shows. En estos lugares se les pedía a los menores hacer sesiones fotográficas de sus pies, ser “examinados” por los reclutadores, dar y recibir masajes de Schneider y colaboradores, además de obligarlos a estar semidesnudos en albercas y otras partes de las instalaciones del campamento.

Sin embargo, a pesar de que Nickelodeon terminó su relación laboral con Schneider desde el año pasado, en medio de la crisis de Me Too en Estados Unidos, él sigue sin ser señalado directamente, mientras que sus colaboradores ya han pasado por procesos legales.

Para dar una idea, tenemos la imagen que Alexa Nikolas subió a su perfil de Instagram el día que se dio la reunión de Zoey 101:

En esta vemos a Ezel Channel, encarcelado por acosar menores de edad mientras trabajaba en Nickelodeon; a Brian Peck, encarcelado por violar a una menor de edad en un set de grabación; a Marty Weiss, encarcelado por violar a una de sus clientes; y a Jason Handy, encarcelado por pederastía.

Estos cuatro personajes son del grupo cercano de trabajo de Dan Schneider, que formó parte de sus programas y de su red de reclutamiento. De ellos, tres salieron de prisión para incorporarse nuevamente a trabajos relacionados con programas para niños.

Las acusaciones en contra de Schneider tomaron fuerza como rumores después de que se hicieran públicos los casos más fuertes del Me Too contra Harvey Weinstein, Johnny Depp y Kevin Spacey. (Vía: Red State)

Sin embargo, ninguna procedió y todo se ha manejado en el más grande silencio desde ese entonces hasta ahora. Los señalamientos no han sido pocos y tampoco han sido gratuitos. Siempre han sido sabidas las exigencias de Schneider a sus grupos de actores, sobre todo las que tienen que ver respecto a su fetiche con los pies.

El caso de Alexa Nikolas podría revivir estas acusaciones, la viejas y las nuevas, y llevar a una investigación que deje claro su inocencia o su culpabilidad en una red de explotación sexual y laboral de menores de edad que ha existido por más de 25 años en el mismo medio y en el mismo canal de televisión.