Twitter suspendió la cuenta de Rose McGowan por denunciar abusos de Weinstein

Twitter suspendió de forma arbitraria la cuenta personal de la actriz Rose McGowan después de que ella la utilizara para hacer público el abuso sexual que sufrió de parte del productor...

Twitter suspendió de forma arbitraria la cuenta personal de la actriz Rose McGowan después de que ella la utilizara para hacer público el abuso sexual que sufrió de parte del productor de Hollywood Harvey Weinstein. La actriz de películas y series de televisión como Charmed y Scream, denunció el bloqueo a través de su Instagram y las cuentas de sus miles de seguidores que ayudaron a hacer público este acto de censura.

McGowan descubrió que su cuenta había sido “temporalmente suspendida” por la supuesta violación de las reglas de Twitter. El bloqueo vino justo después de que Rose tuiteara su apoyo a otras personas que se animaron a testificar en el caso contra Weinstein. La actriz también lanzó acusaciones en contra de varias estrellas de Hollywood que aparentemente estaban coludidas.

Una de las celebridades más cuestionadas por Rose fue el actor y director Ben Affleck, quien se dijo “entristecido y enojado de que un hombre con quien ha trabajado haya usado su posición de poder para intimidar sexualmente, acosar, y manipular a muchas mujeres por décadas”.

“Maldita sea, le dije que dejara de hacer eso,” le contestó Rose a Affleck citando las supuestas palabras que el actor le había dicho horas antes de una rueda de prensa. Según McGowan, Ben conocía desde hace mucho el “rutinario” acoso sexual que el productor cinematográfico Harvey Weinstein practicaba con asistentes, modelos y actrices que trabajaban en sus proyectos.

Weinstein ha estado bajo la lupa de los medios y los sistemas de justicia estadounidenses en días recientes, docenas de declaraciones de víctimas y testigos apuntan en su contra, acusándolo de ser un acosador y abusador sexual en serie que ha atormentado durante años a muchas mujeres del mundo de la farándula.

La conducta sexual de Weinstein, fue denunciada el pasado jueves 5 de octubre a través de un extenso reportaje del diario The New York TimesRose McGowan aparecía como una de las víctimas más reconocidas por el público al lado de Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow y Cara Delevingne.

Algunas de las actrices más conocidas acosadas por Weinstein (de izq a der, empezando por la fila superior arriba) Lea Seydoux, Emma de Caunes, Gwyneth Paltrow, Asia Argento, Ashley Judd (Fila Inferior) Cara Delevingne, Rosanna Arquette, Judith Godreche, Angelina Jolie y Rose McGowan. (Foto: Reporter. EFE/N. Prommer/G. Horcajuelo/S. Nogier/A. Gombert/Peter Foley)

 

“Twitter me suspendió. Hay fuerzas potentes trabajando [detrás de esto],” dijo McGowan en su publicación en Instagram en donde también comunicó que su cuenta estaría suspendida hasta que eliminara el tuit comprometedor. Sin embargo, la presión de la gente y los medios fue tal, que Rose recuperó su cuenta después de 12 horas. The New York Times incluso intentó contactar a Twitter para obtener una aclaración del bloqueo, pero la empresa se negó a comentar el asunto, debido a razones de “privacidad y seguridad”.

En el artículo del Times se dice que en su momento la actriz había llegado a un acuerdo extrajudicial con Weinstein por una suma de $100 mil dólares para guardar silencio después de que fuera acosada por este en su propia habitación de hotel durante el Festival Sundance de 1997. A pesar de que Rose McGowan no fue parte del reportaje, si confirmó la información expuesta por el periódico a través de sus redes sociales.

Actualmente Harvey Weinstein se encuentra convenientemente en Europa realizando un tratamiento que supuestamente le ayudaría a superar sus adicciones abusivas. ¡Qué irónico que se ponga más empeño en ayudar a un violador poderoso que a sus víctimas!

Rose McGowan hizo una petición para alentar a más víctimas del multimillonario productor a declarar en su contra y disolver la junta de The Weinstein Company, productora de la cual Harvey Weinstein fue recientemente despedido.

Con información de: The New York Times