La Tigresa del Oriente saca las garras y canta que sus presas “le gustan menores”

¡Juauj! (Rugido) La legendaria cantante peruana, La Tigresa del Oriente ya sacó las garras y le contestó a Becky G y Bad Bunny, con un video en el que confiesa que a...

¡Juauj! (Rugido)

La legendaria cantante peruana, La Tigresa del Oriente ya sacó las garras y le contestó a Becky G y Bad Bunny, con un video en el que confiesa que a ella “le gustan menores”.

Si andas con ella, todo su reino será tuyo

En el video se puede ver que a la Tigresa le importa sólo una cosa cuando sale con un hombre joven, que sea un pinche malandro, sin dinero, sin empleo y bastante calenturiento.

 

“A mi me gusta que no tengas membresía, pa “chapar” (¿chupar?) en el parque y que venga la policía”

La policía va a venir, pero por usted Tigresa si no especifíca qué tipo de menores le gustan. ¿Menores que usted? (así, de 60, 70 añitos) o menores de edad. Tómese un momento para pensarlo… creo que puedo oír las sirenas a lo lejos.

Ojalá que los policías no sean menores… porque también se los come

Creemos firmemente que la Tigresa del Oriente confunde la juventud con la delincuencia juvenil. La sacaríamos del error, pero ya para qué. En una de esas, algún “chibolo electrizante” la manda al otro mundo.

A mi me gustan infartos, de esos que dan al miocardio

Aunque hay muchos que se ofenden y se ríen de ella, nosotros afirmamos que esta cantante sabe bien su negocio. Tanto que lleva trolleando al mundo desde hace años. No por nada se ha sabido colocar en boca de toda Latinoamérica con su apariencia exótica y su forma de vida rockstar.

El cubil de las felinas

Lo único que lamentamos es que la Tigresa del Oriente no conozca a su contraparte mexicana, Irma “la Tigresa” Serrano, pensamos que ambas podrían ser muy buenas amigas. Ambas cantan, usan uñas tamaño navaja y fíjense que a la ex senadora de nuestro país también le gustan menores, de esos que son vividores.

¿Y a ti te gustaría ser “el menor” de esta Tigresa del Oriente?

Con una información de: Un Delfín y el estado de Israel