EuroDisney pide disculpas por negarle ser “Princesa por un día” a un niño

Noah es un niño británico de 3 años absolutamente fascinado con la reina Elsa, de Frozen. ¿Quién de nosotros no se obsesionó con las historias y los personajes de Disney?...

Noah es un niño británico de 3 años absolutamente fascinado con la reina Elsa, de Frozen. ¿Quién de nosotros no se obsesionó con las historias y los personajes de Disney? Noah es tan fan de la película que exige usar el icónico vestido azul de Elsa todos los días e incluso duerme con él.

Sin embargo, cuando su madre, Hayley McLean, quiso sorprenderlo con “Princesa por un día”, fue frenada por un empleado de EuroDisney, quien le contestó que la actividad era exclusiva para niñas. “Princesa por un día” es un servicio de los parques temáticos de Disney donde se le regala un vestido a la “princesa”, se le maquilla, peina y después es protagonista de una sesión de fotos.

El pequeño Noah en su vestido de Elsa. (vía Sparkles & Stretchmarks)

 

Muy molesta, la madre escribió una carta abierta a Disney en su blog Sparkles & Stretchmarks, donde además comparte fotografías de sus tres hijos, incluyendo a Noah vestido de Spider-Man y Elsa. En la entrada, titulada “¿Por qué no puede mi hijo usar un vestido en Disneylandia?: Una carta abierta a Disneylandia París” McLean habla sobre la desilusión de Noah ante la negativa, sobre como sus tres hijos son educados sin estereotipos de género, pero aún así Noah es el único que quiere usar vestidos.

Hayle McLean con sus tres hijos.

El poder viral de una madre enfadada

En la carta, además explica como planeaba agendar el “Princesa por un día” para Noah antes de Navidad, pero, estando perfectamente consciente de que los niños con vestido siguen siendo mal vistos, se adelantó a un posible drama en el lugar y escribió por correo preguntando si habría un problema.

La carta abierta de McLean se viralizó en Facebook, por lo que llamó la atención de la compañía del Ratón Miguelito. “La experiencia está abierta a todos los niños de entre tres y doce años. Nos pusimos en contacto con la familia para disculparnos por haberle dado una información incorrecta”, declaró un portavoz a Efe. Además agregó que fue un error humano del empleado que contestó el correo y que se le ha mandado un mensaje a todos los trabajadores del parque para recordarles no hacer distinciones arbitrarias sobre el sexo.

 

Pero Disney no solo se disculpó con McLean, sino que también modificó la descripción de “Princesa por un día” para esclarecer que cualquier niño la puede realizar.

 

Contra los estereotipos de género

Aunque McLean no ganará ningún premio de literatura por su carta enfurecida, el mensaje central es absolutamente pertinente y vigente; tenemos un prejuicio que nos dicta que es denigrante para un hombre querer emular a una mujer.

Para las mujeres finalmente es permisible usar pantalones, sacos, el cabello corto o no usar cosméticos en el rostro; looks tradicionalmente considerados masculinos. Sin embargo, si los hombres usan una prenda o un adorno tradicionalmente femenino, sigue siendo visto como una violenta afrenta contra su hombría.

 

Derrumbar los estereotipos de género es enseñar y aprender que no hay nada intrínsecamente ofensivo en una falda, ni en unos pantalones, y que la diferencia entre uno y el otro es arbitraria, y la preferencia de uno sobre el otro es cuestión de gustos personales.

McLean no está sola, cada vez son más los padres que permiten que los intereses de sus hijos se desarrollen con mayor naturalidad y no los obligan a cumplir la expectativa social de su sexo. Entre esos padres están Adele, Charlize Theron y Megan Fox, quienes han permitido usar a sus hijos las prendas que desean, incluso vestidos.

 

 

 

Vía El País