El tío Meade quiso trollear a AMLO con un meme y no sabemos si da risa

Hoy, en nuestra nueva sección, Ahora todos hacemos memes saquen sus tijeras y resistol, José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos somos México o algo así, quiso verse bien...

Hoy, en nuestra nueva sección, Ahora todos hacemos memes saquen sus tijeras y resistol, José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos somos México o algo así, quiso verse bien acá para pegarle a su principal rival en la contienda presidencial, Andrés Manuel López Obrador, ¿cómo? Pues con un meme. Porque ya quedó claro que solo así puede apelar al voto de los interchavos de hoy.

Y es que los intentos de memes de Memeade en el pasado no han sido malos… ok, sí, han sido horribles, pero también hacen que el candidato priista se vea como el típico señor que intenta imitar el lenguaje y tono de sus hijos adolescentes para hacerles creer que “al chile”, el #YoMero siempre está “al tiro”, “bros”.

Pues bien, el tío Meade tuvo una oportunidad de oro esta mañana para trollear al candidato de la coalición Todos Pasaremos Historia. Tengo que admitir que AMLO se puso de pechito cuando ha estado brincando de una ciudad a otra en su avioneta (que no la tiene ni Trump, actualizando uno de sus pejicanismos) justo cuando el tema del nuevo aeropuerto anda atascando los bloques de noticias, y además deja en espera a la buena gente del Pacto por la Primera Infancia.

Y qué hace el “ternurita” de Peppa Meade, o mejor dicho, los CMs de Meade para desquitarse de AMLO y su secuaz Trolltiana Clouthier. Pues aquí lo tienen:

Jaja.

Ok, vamos, no da risa PERO tampoco desaprovecha el momento por completo.

Pongan atención que voy a realizar una autopsia. Bisturí.

Aquí tenemos un meme dividido en tres cuadros, lo cual es bastante riesgoso porque el formato no se presta para Twitter, está demasiado grande. Bien pudo haber partido su meme vertical en tres imágenes para subirlas por separado pero no creo que hubiera funcionado tampoco. Así que le tengo que restar 5 puntos por el defecto de formato.

Pero al mismo tiempo vamos a ver que los tres cuadros eran necesarios ya que el primer cuadro nos coloca en el contexto de AMLO en su avioneta. El segundo nos muestra un podio vacío y alguien en el escenario con todo el gesto de haber sido plantado como yo cada viernes, lo cual ofrece una situación cómica envidiable, 3 puntos adicionales por ese detalle.

Ah, pero también cuenta el hecho de que el evento es por una iniciativa cuyo propósito radica en garantizar que los derechos de los niños sean prioridad. Y pues, decepcionar a la infancia es humor negro del primer nivel. Cuatro de los cinco o seis candidatos (no estoy seguro de cuántos bultos sean ahora) ya firmaron y ya solo resta el garabato de AMLO, el candidato que odia a los niños, según sus críticos, y los ofrece en sacrificio al espíritu de Hugo Chávez, según Vicente Fox.

Y en el último cuadro, un clásico texto en font impact con la frase “Pus no llegué…” Le tenemos que dar un punto por la falta de ortografía, pero también tenemos que poner al lector en contexto. La frase fue extraída de una entrevista con Adriana Pérez Cañedo en una de esas conferencias que sirven para apaciguar los miedos de la iniciativa privada.

AMLO insiste que él está dispuesto a tomar vuelos comerciales, incluso para viajar a Nueva York a una reunión toda ñoña de las Naciones Unidas. Pero entonces qué pasaría si su vuelo se retrasa digamos tres horas, muy a lo Volaris. “Pus no llegué…” responde a AMLO, ante la incredulidad de su interlocutora cyborg.