Netflix estrena ‘Los chicos de la banda’, retrato de la realidad LGBT en los 60

La historia creada por Mart Crowley se desarrolla en el Nueva York de 1968

Los chicos de la banda, el clásico del teatro creado por Mart Crowley, está de regreso en pleno 2020 para celebrar su 50 aniversario. Ahora, Netflix se encargó de recuperar esta obra con una nueva adaptación dirigida por Joe Mantello y la cual se estrenó en su catálogo este 30 de septiembre.

LEE TAMBIÉN:

Llega 'Lady Bird' a Netflix, la película nominada al Oscar de Saoirse Ronan

La nueva película de Netflix, 'Lady Bird' llegó tras ser aclamada por los fans de Saoirse Ronan y luego de ser nominada a los premios Oscar

La historia se desarrolla en Nueva York en 1968, donde un grupo de amigos homosexuales se reúnen para celebrar un cumpleaños. Los chicos de la banda de Netflix a su vez es una adaptación de la película estrenada en 1970 de William Friedkin, donde retrataba la viga gay de aquellos años.

El ambicioso proyecto de Joe Mantello no ha decepcionado con un auténtico elenco de lujo conformado por Jim Parsons, Zachary Quinto, Matt Bomer, Andrew Rannels y Robin de Jesús. Esta adaptación además es parte de la versión teatral de 2018 para celebrar el 50 aniversario de la obra.

Instagram

La trama es un fiel reflejo de la realidad homosexual a finales de la década de los 60, donde los protagonistas viven una serie de miedos, contradicciones y angustias. Desde luego, Los chicos de la banda en su momento provocó todo un escándalo al mostrar personajes abiertamente gais.

Netflix no encontró mejor oportunidad para abordar el tema de la diversidad en Hollywood con un clásico de la comunidad LGBT. El mismo elenco de la película fue el que participó en la puesta en escena que llegó a Broadway en 2018, con actores abiertamente homosexuales.

Muchos dudaban de la versión cinematográfica de Los chicos de la banda, el resultado terminó de dejarlos más que satisfechos. El propio Jim Parsons comentó que hacer la obra fue una experiencia maravillosa y temía que la cinta no estuviera a la altura, pero no fue así.

Fuente: La Nación