¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

A 15 años de Lazy Town: ¿por qué es tan importante este show infantil?

Si te quieres sentir anciana o anciano, solo tienes que darte cuenta que Lazy Town acaba de cumplir 15 años. Sí, tres lustros desde su lanzamiento y, para celebrar su...

Si te quieres sentir anciana o anciano, solo tienes que darte cuenta que Lazy Town acaba de cumplir 15 años. Sí, tres lustros desde su lanzamiento y, para celebrar su aniversario, es momento de recordar por qué es tan importante este show infantil.

Lazy Town nació de la mente de Magnús Scheving, un actor islandés que se estaba quebrando la cabeza pensando en su nuevo show. Nada le salía y, de la nada, le vino la cabeza la revelación de que los niños no hacen ejercicio porque lo ven como una obligación.

Claro, hay chamacos alienados por sus propios padres y se convierten en máquinas deportivas, pero la mayoría de los niños necesitan una motivación más allá de lo evidente y, de esa idea, es que creó Lazy Town.

El programa se trataba de las aventuras de Sportacus, un pirata/cirquero/equilibrista/banana en pijama que va por la vida tratando de detener a Robbie Rotten, el villano que quería dejar al pueblo flojo (por eso lazy, ¡duh!) como estaba ya.

Ya entrados en la diversión y con la excusa de haber hecho algo bien o haber derrotado al villano, se daban el tiempo de cantar y ejercitarse con bailer y otras celebraciones, pero nadie se daba cuenta realmente de que estaban haciendo ejercicio fresco y renovador.

Durante 10 años, Lazy Town se emitió desde Islandia para todo el mundo, logrando colarse hasta México, a pesar de que nuestras culturas e idiomas no compartan nada. Lo que sí comparten es el tedio de ejercitarse, pero la felicidad del deber cumplido.

A lo largo de 79 capítulos, Sportacus y Stephanie motivaron jóvenes a tener a una vida más saludable y menos sedentaria a través de juegos e historias que podían sentir cercanas y reales, a pesar de que todo fuera mera ficción.

Así mismo, tanto sus villanos como sus héroes entendían la dimensión del bien y el mal como algo mutable y no permanente. Robbie tenía motivos justos para él, pero que no eran buenos para el pueblo y los demás, sin eso no habría motivos para detenerlo.

Lazy Town enseñó a más de dos generaciones (por el momento) a que la vida se disfruta más cuando uno se mueve.