Mujer de 22 años se opera para “no tener hijos nunca” por esta razón

"La maternidad no algo natural, es muy cultural", aseguró la mujer.

La maternidad es una decisión y no es obligatorio tener bendiciones, y el caso de una joven lo dejó claro, pues con tan solo 22 años de edad se opera para ligarse las trompas de Falopio y no tener hijos nunca.

Ailín Cubelo Naval, es la protagonista argentina de esta historia, quien con 22 años hizo todo lo posible por ligarse las trompas de Falopio, sin embargo, esto no fue tan fácil.

Facebook

Mujer se opera para no tener hijos a los 22 años

Aunque en 2 ocasiones la joven mujer le pidió a su ginecólogo ligarle las trompas de Falopio, éste se negó rotundamente, por lo que Ailín tuvo que buscar otro especialista que respetara su decisión.

“Le dije que quería ligarme y me dijo que no, que volviera en seis, siete meses, que lo pensara mejor porque me veía muy chica. Que tener hijos está bueno, que él tenía dos. Y me pidió una especie de pericia sicológica, como una nota de mi sicóloga que afirmara que estoy en mis cabales. Eso es totalmente ilegal. Me fui llorando del consultorio”, comentó Ailín.

Facebook

Esta joven mujer tomó la decisión tras 5 años tomando pastillas anticonceptivas y usando preservativo, sin embargo, decidió que ella jamás quería hijos y finalmente se operó, al ser un derecho establecido en Argentina desde 2006.

Esta Ley estipula que no es requisito haber tenido hijos antes ni, mucho menos, pedirle permiso a su pareja, pues cada mujer es libre de tomar esta elección sobre su cuerpo.

“Como a algunas personas el deseo de ser madres les es natural, para mí era natural no serlo. Me ligué las trompas porque no quiero tener hijos, ni ahora, ni nunca”.

Tras revelar que se ligó las trompas de Falopio a los 22 años, explicó que la maternidad obligatoria es algo que se inculca a las mujeres desde pequeñas, empezando por los juguetes que enseñan a esto.

“Eso lo veo hoy: papás que salen a pasear con sus hijos y las nenas van con un cochecito llevando a su propio bebé de juguete. Por eso creo que el mandato de maternidad no es algo natural, es muy cultural”.

Así como a Ailín, en México muchísimas mujeres han reportado que médicos del sector salud se niegan a hacerles este tipo de operaciones solo porque creen que se van a arrepentir, no tienen hijos o son muy jóvenes, sin embargo, están en su derecho.

Pues aunque la sociedad ha hecho creer por siglos que una mujer sin hijos no está “completa”, esta falsa idea se está rompiendo, pues miles de mujeres ya no se tragan el cuento del inexistente “instinto maternal”.