¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Hija de Steven Spielberg también se dedicará al cine… pero para hacer películas nopor

Mikaela Spielberg, hija del famoso directos, ahora se dedicará al cine porno y a ser stripper

Mikaela Spielberg, hija de Don Steven Spielberg, anunció que seguirá su sueño en el cine, como su padre… solo que será en el cine porno, además de que quiere dedicarse a ser stripper.

Mikaela Spielberg, de 23 años, ha dado muestras de querer empezar a independizarse de su padre y de su apellido, por lo que puso en marcha su plan para hacer lo que le gusta: el cine porno.

Según sus propias palabras:

 “Me cansé de no poder capitalizar mi cuerpo y, francamente, me cansé de que me dijeran que odiara mi cuerpo. También me cansé de trabajar día a día de una manera que no me satisfacía”

Foto: Instagram

Actualmente, Mikaela se encuentra trabajando y haciendo su propio material en PornHub bajo el nombre de SugarStar, un nombre que ella eligió y no un viejo que cree que las bicicletas pueden volar.

Y digan lo que digan, su papá o cualquier otra persona, esto es algo que ella quiere y que nadie le va a quitar. Para Mikaela Spielberg, o mejor dicho, SugarStar, esta es su manera de mostrarse:

“Segura, sensata, consensuada es el objetivo para todos ustedes. Mi cuerpo, mi vida, mis ingresos, mi elección. No le debo a una sola persona mi autonomía o virtud solo por un nombre”

Esta nueva faceta de su vida es para lograr su independencia económica, además de dejar claro que la forma en que quiere hacerlo ella, así como seguramente otras mujeres, no tiene nada de malo si es por elección propia.

Aunque es cierto que tanto el porno como los clubes de striptease siempre conllevan una problemática latente de trata de personas y explotación sexual, en el caso de Mikaela lo hace por gusto y decisión propia.

Foto: Twitter

Y aunque lleva implícita su necesidad económica y libertad financiera, es algo que ha decidido hacer a pesar de poder tener otras posibilidades para laborar o tener ingresos.

En todos los casos, el trabajo sexual solo puede ser aceptado si no lleva implícito el abuso por parte de otros, como ella misma lo dice.

Con información de La Nación