¿Quién es Mhoni Vidente, la pitonisa de la que todos hablan?

El oscuro origen detrás de la vidente número 1

Hacía años que México no tenía a una vidente tan famosa y acertada en sus predicciones: desde sismos, hasta la muerte de famosos como Juan Gabriel. Ella es la pitonisa número 1 de la televisión mexicana, pero ¿Quién es realmente Mhoni Vidente?

Bueno, pues en el Erizos decidimos hacer una amplia investigación y logramos develar el oscuro origen de la astróloga, que con sus predicciones, nos ha dejado con el ojo cuadrado en más de una ocasión.

Instagram

Nace una estrella:

Mhoni nació en Cuba, producto de una relación entre su mamá cubana y su papá mexicano, originario de Monterrey. En su infancia, era llamada Rafael Martínez de León, pero desde muy joven sabía que no se identificaba como hombre, sino como mujer.

Su madre murió cuando Mhoni tenía solo dos años, por lo que su educación y crianza quedaron a cargo de su abuelita cubana, quien siempre fue su gran apoyo, para ser la mujer que vivía dentro del pequeño Rafa.

En una entrevista con el programa Hoy, Mhoni reveló cómo desde niña, supo que ser femenina era su destino.

“Desde chiquita tenía toda la tendencia a ser mujer y mi abuelita me llevó al círculo, el círculo se llama el kínder en Cuba, y regreso a la casa y llego llorando y me dice mi abuelita ‘¿qué te pasa Mhoni?’ ‘Es que mis compañeritos me dicen que soy hombre’. Fíjate desde cuando estaba pensando que era mujer…”.

El inicio de su transformación:

Especial

La historia de Mhoni no solo está marcada por su transición hacia el sexo femenino. Ella se operó por primera vez cuando tenía apenas 15 años, pero a esa edad, también comenzó a dedicarse a la prostitución.

Viviendo en Cuba, Mhoni sabía que el camino era difícil, por lo que si quería completar su nueva identidad sexogenérica, tenía que trabajar duro para conseguirlo.

“Me dice mi abuelita: ‘Mira hija, eres muy guapa, tienes 15 años, aquí definitivamente para poder comer tienes que prostituirte y ahí está el malecón’, y así fue. Yo a los 15 años me empiezo a prostituir en el malecón, no con todo mundo porque siempre he sido muy lista, pero había chavos de 20, 21 años franceses, españoles, gente que venía de Europa y pues te metías con ellos y te daban 100 o 200 dólares que era una millonada en Cuba”.

A los 16 años, Mhoni consiguió ponerse busto por primera vez, pero cuando cumplió 17 años, fue detenida por la policía y la llevaron a la cárcel por cuatro meses. Un lugar en el que la vida fue todavía más difícil, pues, para salvaguardar su seguridad, mantenía relaciones sexuales con algunos de los guardias y presos.

“Me los tuve que echar a todos para que me pudieran cuidar; todos los militares. Para que no me cortaran el pelo, yo lo traía larguísimo”.

Especial

Tras cuatro operaciones, Mhoni logró completar su transición. En la primer cirugía le removieron los testículos, en la segunda, reconstruyeron sus genitales para que tuviera una vulva, en la tercera y cuarta ocasión se completó el resto del procedimiento.

Y como si estar en la cárcel no fuera suficiente, a Mhoni le pasó algo peor:

A Mhoni le cayó un rayo:

El 13 de mayo de 1989, Mhoni volvía a su casa en Cuba, mientras se avecinaba una tormenta. Dispuesta a recoger la ropa, se acercó a un árbol, al que le cayó un rayo cuya centella, según sus palabras, la recorrió desde la punta de un brazo hasta la punta de un pie.

En ese momento, quedó inconsciente, pero según su historia, despertó en un lago, caminando sobre el agua y en un escenario muy sombrío…

“En eso empiezo a caminar y veo que la gente me empieza a gritar, y veo que me quieren agarrar y no me alcanzan y veo como había demonios. Ahí comprendí que era el infierno (…) y conté los demonios y me dieron 72 demonios porque el demonio es igual que el ser humano, pero con los ojos diferentes, los ojos los tienen como perdidos, como vacíos”.

La vidente relató que en ese momento pidió ayuda a Dios, y que al mismo tiempo, vio a una mujer que le dijo: “Mhoni, el miedo es la falta de fe”, después de lo cual, esta mujer la levantó.

El 27 de mayo de ese mismo año, Mhoni recibió la visita de la misma mujer, quien supuestamente era la Virgen María, y ella le dijo que a partir de ese momento, su responsabilidad era decirle a la gente, las cosas que pasarían en el futuro.

Más tarde, predijo la muerte de su abuelita.

Instagram

El inicio de sus predicciones:

La vida continuó para Mhoni y de Cuba se trasladó a McAllen, Texas, en donde se hizo de sus primeros novios que, desgraciadamente, tenían vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado.

Mhoni ha revelado en distintas ocasiones, que estas parejas se dedicaron a mantenerla aislada del mundo, porque la mantenían económicamente y con ello ejercían presión sobre ella. Sin embargo, en un ajuste de cuentas contra su último novio narcotraficante, fue secuestrada por un grupo criminal que la mantuvo 3 días apartada, y que además abusó sexualmente de ella.

Sin derrumbarse, Mhoni decidió seguir adelante en Mérida, Yucatán, hasta que se enteró de la muerte de su pareja. Un momento clave, pues la ya vidente decidió que no quería seguir saliendo con ese tipo de personas.

“Después del secuestro dije: ‘jamás en la vida voy a volver a andar con ese tipo de gente'”.

¿Qué seguía después? En una nueva visión, la Virgen María le indicó que en 13 años iba a ser famosa y pasó: Alexis Núñez, quien era productor del programa “Sabadazo”, contactó a Mhoni porque quería que estuviera en el programa.

Ahí predijo tres cosas que se cumplieron: un temblor, el campeonato de Tigres en 2011 y el nombramiento de un papa latinoamericano, el Papa Francisco. Entonces, Mhoni supo que las tragedias son las predicciones que más le gustaban la gente y predijo la muerte de Jenny Rivera, en diciembre de 2012.

Pero eso no fue todo… Mhoni también predijo la muerte de Juan Gabriel, el divo de Juárez, con quien se reunió tiempo antes de su partida.

Instagram

Así que desde hace varios años, Mhoni ha marcado en distintas ocasiones, el destino de muchos con sus predicciones, o mejor dicho, el sentimiento del mundo del entretenimiento y su futuro.

Aunque eso sí: Mhoni se reconoce como humana y cuando se equivoca, agradece a dios por ello, ya que representa su imperfección.

“Cuando me equivoco, lo primer que hago es voltear al cielo, y gracias Dios, por equivocarme, ahí me doy cuenta que Mhoni Vidente sigue siendo un ser humano”.

Instagram

Sin duda, en los años por venir, Mhoni nunca dejará de sorprendernos con sus predicciones.