¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Los mejores capítulos de La Rosa de Guadalupe sobre Emos y otras tribus urbanas

Tenemos la mejor lista de capítulos completos de la Rosa de Guadalupe sobre Emos y otras tribus urbanas

Sabemos que la Rosa de Guadalupe tiene capítulos completos llenos de emos y otras tribus urbanas que quieres revivir siempre, y para que ya sepas cuáles y dónde verlos sin miedo, aquí te los dejamos porque están del uno.

LEE TAMBIÉN:

Los mejores capítulos de 'La Rosa de Guadalupe' sobre 'Sugar Daddys' y otros romances peligrosos

Los mejores capitulos de La Rosa De Guadalupe sobre sugar daddys y MILFS sugar mommy que puedes ver en Facebook.

Antes que nada, acuérdate que en el Facebook Oficial de La Rosa de Guadalupe puedes ver lo mejor de estos capítulos haciendo click aquí, listo para entrarle al mitote.

Soy Emo

Nada dice “soy emo” tanto como unos tenis negros, o al menos eso cree la mamá de Dulce, que empezó a juzgarla por su elección de tenis y después por su estilo de vida. Aquí aprendemos el verdadero valor de que tu mamá entienda que tu calzado dice más de ti que tus calificaciones.

Vivir como Emo

El amor puede hacer muchas cosas, y una de esas es hacer lograr vivir como lo que quieres y como lo que eres… a menos de que seas emo, ahí sí velo pensando un poco más.

Mi tía, la emo

La evolución de Soy emo llegó en forma de Mi tía, la emo, para hacer más grande el emoverse de la Rosa de Guadalupe. Aquí, vemos como la música de chavos y sus tendencias pueden ser muy mal apreciadas por otros sin razón alguna.

No soy Emo

Todos sabemos que los emo inventaron el Internet, y para la Rosa de Guadalupe tampoco es un secreto, por eso en el capítulo No Soy Emo, vemos como un chico que no quiere aceptar que lo es, termina dándose cuenta gracias al internet y a su hermana la fresa.

Emo monstruilia

Además de aburridas, las prepas son crueles y donde te vas a topar a la peor gente en tu vida. Sin embargo, con una ayudadita de la virgencita, Monstruilia, reconvertida en emo, se acepta a sí misma y deja de tener en cuenta a los demás.