Un gato regresó a casa con marihuana… y su dueña lo denunció

Un gato llegó a su casa con cinco gramos de marihuana y su dueño en vez de agradecerlo le levantó una denuncia

Los gatos actúan como seres enviados por Satanás, a pesar de ser hermosos y suavecitos. La prueba está en la forma en que destrozan nuestros sueños, pero también este michi que de la nada, llegó a su casa cargando marihuana como vil traficante.

Claro que estamos acostumbrados a que los michis regresen a casa con tesoros inesperados, como vómito, pájaros, ratas muertas, cables y alguna que otra vajilla rota, pero nunca habíamos escuchado de uno que llegara con CINCO GRAMOS DE MARIHUANA.

Si esto le hubiera sucedido al Erizos, claro que estaríamos felicitando al bichito y dejándole comer doble ración esta noche, pero su aliada humana no lo vio de la misma manera y corrió a denunciarlo con la policía.

Humanos necios que juzgáis a los gatitosbebé sin razón, sin ver que sois la ocasión de aquello mismo que culpáis.

Las autoridades reconocieron que la llamada parecía de broma, pero igual la atendieron para dejar constancia de lo que estaba ocurriendo. Al llegar, encontraron al pequeño animalejo asustado, seguramente porque tampoco está de acuerdo con la represión policial.

Amá, eso no era lechuga / Twitter

Además, expresaron su desconcierto por el hecho inaudito, que desde luego dejó emocionados a muchos de los marihuanos dueños de gatos, que seguro ahora están pensando en cómo hacerle para que su gato traiga unas ofrendas igual de chingonas.

Por otro lado, la policía está segura de que esto lo robó de algún lado, aunque no descartan la posibilidad de que simplemente la haya encontrado. Además, se aseguró que el producto robado tiene un valor aproximado de 2 mil 400 pesos (por solo cinco gramos).

Y en una de esas, en realidad esa mostaza era para sí mismo, pero su humana lo cachó y tuvo que fingir y buscarle tres pies al gato para que nadie descubra a la sociedad secreta de gatos marihuanos.

Este es un llamado de emergencia para que la próxima vez que veas a tu gato llevarte una ofrenda, ruegues porque sea de mota.

Con información de High Times