Gaby Spanic confiesa que se quemó la espalda al grabar escena de riesgo

La actriz venezolana asegura que no le gusta trabajar con dobles de acción

Gaby Spanic se ha ganado un lugar especial como una de las actrices más polémicas por sus constantes declaraciones contra personas del medio. La venezolana, quien logró mucha de su fama gracias a La usurpadora, confesó que en una ocasión se quemó la espalda mientras grababa una telenovela.

LEE TAMBIÉN:

Christian Nodal muestra nuevo tatuaje en la cara sobre Belinda

Parece que a Christian Nodal no le bastan los tatuajes que tiene de Belinda y ahora lució un nuevo tatuaje en la cara sobre su amada.

Recientemente, la actriz de 46 años aceptó una oferta de la televisión de Hungría para participar en el programa Dancing With the Stars. Gracias a su trabajo en las telenovelas mexicanas, Gaby Spanic goza de gran popularidad en Europa y fue ahí cuando contó la anécdota de su espalda.

Los hechos sucedieron en el ya lejano 2001 mientras se rodaba la telenovela La intrusa, pues Gaby confesó que siempre le gustó interpretar las escenas de riesgo. Aunque Spanic afirmó que sufrió quemaduras en la espalda, no niega que ese tipo de trabajo le gusta hacerlo ella misma.

Instagram: gabyspanictv

“Una vez grabé muy cerca de unos cocodrilos en Prisionera y tenía mucho miedo porque si ellos se soltaban me atacaban. Esas escenas me gustan hacerlas yo misma y esa vez me quemé la espalda, pero al final fue divertido”, relató.

A principios de año, Spanic acaparó los reflectores luego de sufrir un accidente durante una dinámica del programa Montse & Joe. En esa ocasión, la actriz venezolana tenía que romper objetos con un martillo o un bate a manera de eliminar el estrés, lo que terminó con una lesión de brazo.

Mientras tanto, la protagonista de La usurpadora sigue con su estancia en la ciudad de Budapest para participar en Dancing With the Stars. En dicho programa, Gaby Spanic es la única participante latina de un show donde compiten 12 parejas y se elimina una semanalmente.

Fuente: Suelta la sopa