Diana Golden revela que Alfredo Adame le apuntó con una pistola en la cabeza

La actriz evidenció a su exesposo.

Diana Golden acaba de darle una estocada más a la hundida carrera de Alfredo Adame. Para quien no lo sepa, ambos artistas se casaron hace unos años para ayudar a la colombiana a pagar menos impuestos. Una vez que ya tejían en papelito de matrimonio decidieron empezar a salir; fue ahí donde vino lo malo.

En una entrevista con el periodista, Gustavo Adolfo Infante, la actriz contó cómo conoció al exgalán de telenovelas.

“Él era sobrecargo de Aeroméxico y yo viajaba cada mes, iba y volvía de Bogotá. Lo conocí, nos hicimos amigos, no era tan amargado en ese momento. Éramos amigos e íbamos a los castings juntos y luego él vio lo que me quitaba Gobernación de impuestos Me me dijo: ‘’Casémonos para que pagues menos impuestos, todo eso, somos amigos, nos llevamos bien, puedes vivir en un cuarto de mi casa’”, reveló.

Diana Golden aceptó la idea de Alfredo Adame y se casaron en una ceremonia tranwquila, porque para ese entonces ni siquiera habían sido novios.

“Yo vivía en una recamara y él vivía en otra. Entonces me dice: ‘Oye, vamos a intentar salir’. Nos llevábamos bien. Vivíamos juntos y al principio no (pasaban la noche juntos), después sí. Una vez que fue ese cambio, empezó su cambio; empezó a ser celoso, posesivo, a decir en el auto ‘¿Qué estás haciendo para que te miren?’ y empezaron los problemas”, contó.

Llegó un momento en que la relación se vio afectada al grado de una noche el actor amenazó a la celebridad y oe metió una pistola en la boca.

“Llegué a la casa y él estaba viendo televisión; eran como las 3 de la mañana. Él bebía mucho; por eso lo corrieron (de la aerolínea). Me empezó a romper la ropa, me sacó una pistola y me dice ‘Te largas de la casa’. Me metió una pistola en la boca, eso es tan cierto como que está en una demanda”, señaló.

Dianda Golden concluyó su relato con la demanda interpuesta contra Alfredo Adame.

“Acabé yo en pijama, descalza en la casa de otra sobrecargo, amiga de él. Al otro día ella me prestó unos pants, unas chanclas y fuimos a poner la demanda. Le hablé a mi mamá, a mi papá, a don Gregorio Walerstein, el zar del cine mexicano, y don Gregorio se hace cargo, mete a sus abogados y es quien me divorcia”, platicó.

Ahora solo es cuestión de tiempo para ver la respuesta del actor.

Fuente: El minuto que cambió mi destino