Heredera: la nieta de Vicente Fernández sorprende con una voz sobrehumana

Camila Fernández, nieta de Vicente Fernández, nos sorprendió a todos con su grandiosa voz y su talento enorme

Si creías que Ángela Aguilar es la única cantante que seguirá el legado vocal de México, piénsalo dos veces porque Camila Férnandez, nieta de Vicente Fernández, le hará compañía como las nuevas voces de esta generación.

Camila Fernández hija Alejandro Fernández, el Potrillo, y nieta del Chente Fernández, Charro de Huentitán, tiene un talento vocal grandísimo, tal vez producto de la herencia de esta familia que se le da bien la cantada.

Foto: InstagramEso sí, a diferencia de Ángela Aguilar, Camila no quiere andarse dedicando a hacer música para señores borrachos, sino para gente como ella, que tiene a penas 22 añitos.

Y pues como lo de hoy y lo de los shavots es el reggaetón, ella anda metiéndole al demobow como si no hubiera mañana, haciendo musiquita que no solo le va a gustar a tu mamá para que la ponga los domingos en las mañanas.

Claro, sería fácil echar a competir a Ángela y a Camila como muchos han hecho, pero para empezar ni cantan lo mismo ni quieren enfocarse de la misma forma a la música.

Foto: Instagram

Además, como dijo Juanga ¿pero qué necesidad? Una colaboración entre ellas sería todo lo que nos hace falta para reconciliar a las generaciones mexicanas que no saben si son de aquí o si son de allá.

Actualmente, Camila Fernández tiene siete canciones que puedes escuchar en todos los servicios de streaming disponibles en Internet.

Foto: Instagram

No solo tiene una buena voz cantando sus canciones con harta producción, sino que también le entra a las rancheras y a cantar acapella cuando se tenga que hacer.

Puede que los grandes cantantes de México se estén muriendo en su propia gloria, pero tenemos generaciones presentes y futuras cubiertas con grandes talentos como ella, como Ángela Aguilar y las que se vayan sumando.

Ya nomás queda desearle suerte y esperar que no salga homofóbica como su abuelo, que preferiría morirse que recibir un trasplante de una persona homosexual.

Con información de Soy Carmín