Boda termina en batalla campal y cochinero por el control de la música

Acuérdense que lo que mal empieza, mal acaba.

Si bien toda peda puede terminar mal por el control de la música, es raro que una boda tenga ese curso insospechado y aún así pasó: una boda que se suponía debía ser linda y memorable, terminó echa un cochinero por culpa de la música.

El pleito del siglo esta vez ocurrió en la India (¿dónde más?) donde el invitado a una boda sacó su celular para registrar el enfrentamiento campal que la familia de la novia y la del novio tuvieron, porque a la de a huevo querían poner sus rolas…

Y no vayan a creer que se pelearon por las cumbias o el reggaetón… Fue por otros rollos.

Para que no digan que en Erizos no les damos la información con precisión (siempre lo hacemos) la pelea del siglo ocurrió en Kodad Mandal, en el estado de Telagana, aunque ellos salieron en Telapierde.

Los papás de los novios no se aguantaron que no les pusieran sus rolas, como si se hubieran saltado “Sopa de caracol”, y se fueron ¡hasta los puños!

Es más, la pelea no fue tanto por el género, sino porque uno de los papás ya quería regresarse a su pueblo y que se acabara el desmadrito.

La batalla escaló de los papás al resto de la familia, por lo que las imágenes muestran como hombres, mujeres y niños, incluidos los perros y las tías, empiezan a darse de sillazos.

Adelante con las imágenes:

Eso sí, la prensa reportó que tras los hechos violentos más de uno de los invitados fue a dar al hospital, aunque al final las familias se pusieron de acuerdo y hablando como la gente decente, resolvieron sus diferencias.

Yo por eso no quiero pensar en el día de mi boda. La de él va a querer una canción que se llama “Pelotero la bola” y la mía va a querer “La bala” con Los Xochimilcas, por supuesto.

Quién sabe qué canciones andaban poniendo en la fiesta que uno de los papás hizo semejante pareja. Si así va a ser la relación de los novios, ya mejor que vayan tramitando el divorcio.

¿Tu familia y la de tu pareja se pelearon el día de su boda?

a) Pues yo no me he casado ni tengo planes.

b) Sí, mi papá le dijo a mi novio que no le dijera suegro y mucho menos “papá”.

c) No, mi familia es chévere, y nunca una familia escandalosa.