¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La obsesión de Billie Eilish por Justin Bieber casi la manda a terapia

La mamá de Billie Eilish le confesó que consideraron mandarla a terapia por su obsesión con Justin Bieber que la hacía sufrir.

Admirar cantantes, famosos o idols es bastante normal, sin embargo, el fanatismo por estas personas cada día es más notorio y no siempre es sano, como la obsesión de Billie Eilish por Justin Bieber que casi le cuesta la salud mental y la manda a terapia con el psicólogo.

LEE TAMBIÉN:

La Chingona de la Semana: ¿Quién demonios es Billie Eilish?

Nuestra primer Chingona de la Semana

A pesar de que Billie Eilish es una de las mujeres jóvenes más famosas de todo el mundo y que ya llena más estadios que cualquier banda de rock, un tiempo fue como cualquier simple mortal que idolatraba a sus artistas favoritos.

No es ningún secreto que babeaba por Justin Bieber y que tenía su cuarto repleto con pósters del cantante, sin embargo, su mamá y papá revelaron que su obsesión era tanta que consideraron llevarla a terapia porque a veces lloraba por él.

Instagram

Durante uno de los episodios del podcast Me & Dad Radio, en donde Billie Eilish y su familia hablan, Maggie Baird, su mamá, la balconeó recordando los momentos en donde tenía una obsesión con Justin Bieber.

La señora comentó que realmente consideraron llevarla a terapia, porque en 2012 no paraba de hablar de Justin Bieber y que lloraba cuando escuchaba “As Long As You Love Me”, debido a su fanatismo.

“Recuerdo muy bien esto, Billie hablando sobre ello y lo emocionada que estaba de que saliera (As Long As You Love Me) y solo lloraba y lloraba (…) Iba conduciendo al estudio de baile con Billie, e iba tocando esta canción sollozando, y luego conduciendo de regreso otra vez sollozando“.

Instagram

Estas situaciones incomodaron a Billie Eilish, que se avergonzó de su pasado cuando su mamá le dijo que sí pensaron en llevarla al psicólogo porque solo la veían sufrir por el fanatismo que tenía por Justin Bieber, sin saber que años más tarde tendrían una canción juntos y él se declararía su fan.

“Solo quiero decirte que consideramos llevarte a terapia porque sentías mucho dolor por Justin Bieber”

Admirar a las personas no está mal, sin embargo, el fanatismo ha sido bastante criticado por la forma en la que lo viven las personas que, así como Billie Eilish adolescente, terminan por idolatrar a esta gente, convirtiendo en ocasiones (en ocasiones, dije) sus fandoms en cultos a sus cantantes o idols favoritos.

Fuente: Diario Correo