¡Oh no! Bebé se infecta de herpes el día de su bautizo por besos de los invitados

Mucho cuidado con los bebitos.

Para los que no sabían el herpes labial no es dañino para los adultos, pero puede resultar fatal para los bebés. Tal es el caso de este pequeño identificado como Noah Tindle, quien casi pierde su vida por culpa de un herpes que contrajo en su bautizo, después de recibir miles de besos de los invitados.

Esto sucedió en South Yorkshire, en Inglaterra, lugar en el que la madre del pequeño notó días después del bautizo que el pequeño tenía el ojo derecho inflamado y no dejaba de llorar, como buena madre, lo llevó al médico y al principio pensaban que se trataba de una obstrucción en el lagrimal, la cual normalmente podría curarse por sí misma.

Sin embargo, para la mala suerte del bebé, conforme avanzaban los días la situación empeoró y su ojo se llenó de ampollas, entonces fue llevado al hospital y después de varias pruebas los doctores afirmaron que el recién nacido había contratado un herpes simple, mejor conocido como el “beso de la muerte”.

“El virus estaba en su párpado, pero logramos detectarlo antes de que pudiera entrar en el torrente sanguíneo, aunque no pudo abrir los ojos durante días”, contó su mamá.

Después de dos semanas el bebé tuvo que ser tratado con inyecciones antivirales y después de seis largos meses, salió de apuros. De acuerdo con los especialistas, el herpes labial no es dañino para los adultos, pero puede resultar fatal para los bebés, debido a que puede propagarse al cerebro.

Por suerte no es el caso de Noah quien ya se encuentra recuperado al 100% gracias a un diagnóstico temprano. Ahora ya saben que no es bueno que cualquier desconocido, ni conocido, llegue a besar a su bebé.