Así reaccionaron unos turistas cuando un chita se metió a su jeep
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Video: así reaccionaron unos turistas cuando un chita se metió a su jeep

chita-jeep-safari-turistas

El mame

Video: así reaccionaron unos turistas cuando un chita se metió a su jeep

Video: así reaccionaron unos turistas cuando un chita se metió a su jeep

Digamos que estás de safari y por ir en la baba admirando el esplendor y la majestuosidad de la Naturaleza se mete un chita a tu jeep, ¿qué haces?

A) Sales corriendo

B) Lloras y gritas y pataleas

C) Lo intentas acariciar porque gatito

D) Haces lo que hicieron estos turistas y salvas tu vida

Personalmente nosotros haríamos C) (porque no importa el tamaño, todos los gatitos son gatitos), pero cualquier mortal con su impulso de vida más fuerte que su impulso de muerte estaría de acuerdo en sobrevivir la experiencia.

Unos turistas de Seattle, Estados Unidos, se encontraban felices de la vida en un safari por el Parque Nacional Serengueti, en Tanzania. Los turistas sacaban fotos y se maravillaban y todo era dicha y arcoíris hasta que dos chitas decidieron saltar sobre su jeep.

Es más, uno hasta entró al vehículo por la ventana:

¡Mi vido! Como sí es un gatito grandote. :3

Sin embargo, aunque es un predador natural, el chita entró al jeep más por curiosidad que por arrancarle la cara a los “probablemente-surrados-de-sus-calzoncitos” turistas, pero cualquier movimiento en falso podía provocar la sed de sangre del felino.

Alex, el guía que lideraba la excursión sabía esto, por lo que ordenó a los empalecidos turistas que no hicieran contacto visual con el chita. Como es bien sabido, si miras fijamente a un felino a los ojos te roba el alma… no es cierto, las almas no existen. Pero en el caso de los chitas, el gatitote podría interpretarlo como una provocación y saltar al ataque.

“Notamos que los chitas estaban cada vez más curiosos respecto a nuestro vehículo.”, relató Britton Hayes, uno de los turistas, a una estación de radio. “Pero fue demasiado tarde para huir rápido o hacer cualquier otra cosa, porque no queríamos alarmar a los animales. Allí fue cuando las cosas salen mal, esto no es común”.

Hayes continuó explicando que “Alex mantuvo la calma y se aseguró de que no hiciéramos contacto visual. Estuve muerto de miedo, pero jamás me sentí más vivo”.

Después de 10 minutos de hacer cosas de gatitos, los chitas vieron a una gacela pasar y emprendieron la cacería. Aparentemente la gacela fue capturada y devorada.

 

 

Vía Clarín

Arriba