¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Selena Gomez dejó las redes sociales para evitar más críticas sobre su peso

Selena Gomez regresó después de una larga ausencia, retomando su carrera y explicando por qué estuvo tanto tiempo fuera mientras cosecha más éxitos. Dentro de las cosas que ha revelado,...

Selena Gomez regresó después de una larga ausencia, retomando su carrera y explicando por qué estuvo tanto tiempo fuera mientras cosecha más éxitos. Dentro de las cosas que ha revelado, se encuentra el por qué de su escape de las redes sociales: para no escuchar las críticas sobre su cuerpo.

Antes de alejarse de todo el mundo, Selena enfrentaba una crisis de salud bastante grave, misma que le hizo entrar a un instituto de salud mental para atender no solo sus afecciones corporales, sino también mentales provocadas por el primer mal.

Según ella misma, el ver qué comentaba la gente sobre su apariencia causó un gran impacto sobre su estado emocional, pues las críticas y las señalizaciones sobre sus subidas de peso eran bastante agresivas e hirientes.

Estas, por supuesto, son provocadas por el lupus, una enfermedad con la que ha tenido que lidiar desde hace varios años y, aunque es algo que no puede controlar del todo, ha tenido que aprender a sobrelleverlo con mejores hábitos de vida pero, sobre todo, haciendo cosas para que sus estados de ánimo no se alteren.

Claro que esto significa dejarle de hacer caso a las redes sociales, donde recibe siempre la mayor cantidad de insultos y comentarios negativos sobre su persona:

“Estoy muy feliz de poder vivir mi vida a la vez que estoy presente, porque así es como tiene que ser, similar a lo que yo hago: publicar una foto y continuar con mi vida; para mí eso ya es todo. Participaré en alfombras rojas, haré lo que quiera, pero no necesito ver lo que genera. Participé, me sentí maravillosa y es ahí hasta donde llega el alcance. No me importa exponerme ante (los pensamientos de) todos”.

Así nos deja claro que ya no importa cuánto quieran fastidiarla las cuentas que escudan sus acciones tras un perfil en Internet. Ahora, la vida, es suya y de nadie más. Ya no importan las hordas de bots, porque eso ya no forma parte de su vida.

Esperemos que ahora todo en su vida se arregle y pueda vivir feliz y tranquila, sin que gente sin quehacer le arruine los días.

Con información de El Univesal.