Regalan una enorme casa pero nadie la quiere porque está embrujada

Si tu sueño siempre ha sido tener una casa embrujada, te presentamos este enorme edificio antiguo que están regalando con todo y fantasma.

En Louisiana, Estados Unidos, existe una enorme y bellísima casa de la década de 1920 la cual está rodeada de un enigma, ya que los dueños originalmente la pusieron a la venta pero al ser prácticamente invendible, la están regalando.

La agente inmobiliaria Sylvia McLain es la encargada de la transacción y ha puesto en Facebook el anuncio ya que los dueños solo desean deshacerse de la casa. La estructura es una de las primeras construcciones industrializadas del siglo pasado la cual se puede desmontar y armar en otro lado ya que desean conservar el terreno de 67 hectáreas para ellos.

¿La razón? La casa está embrujada. Al parecer la tatarabuela de los dueños, la dulce Adele, no se ha ido a descansar al otro mundo y se ha quedado penando en la casa luego de muchos años. Dicen que el espíritu se manifiesta en la cocina y hace sonar las cacerolas en diferentes horarios, causando incomodidades a los residentes vivos de la casa.

La casa embrujada estuvo habitada hasta hace 6 meses y cuenta con varias amenidades, incluyendo 2 aires acondicionados y el fantasma de la cocina que parece estar incluído, si es que no se queda en la propiedad.

A pesar de que la situación de la casa es muy conocida e incluso han ido varios cazafantasmas famosos a tratar de exorcizar la imponente construcción, nadie ha querido llevarse ni regalada la famosa casa embrujada de Louisiana.

Los dueños lamentan mucho esa situación ya que entre sus planes está empezar a construir pronto en el terreno por lo que la casa se tendrá que ir, a pesar de que ellos lo consideran un desperdicio, ya que de no estar embrujada, sería una edificación perfecta para restaurar y vivir en ella.

Si tienes espacio, dinero para restaurar y estómago para aguantar al fantasma, la casa aún se encuentra disponible para donación y tú podrías ser el próximo dueño. ¿Te animas?

Fuente: Facebook Sylvia McLain