Mujer rechaza épicamente propuesta de matrimonio en concierto de Julión Álvarez

En medio de su espectáculo, el fan del cantante chiapaneco se quedó vestido y alborotado... y completamente humillado.

¿No te ha pasado alguna vez por la cabeza que uno de los momentos más ideales para proponerle matrimonio a tu amor sería en medio de un concierto de su artista favorito?

Él sí lo pensó así, perooooo…

Resulta que una joven pareja disfrutaba del show que ofrecía Julión Álvarez cuando, de pronto, el joven decide aprovechar que la atención estaba centrada en él para pedirle nupcias a su pareja.

Frente a miles de asistentes, el enamorado puso una rodilla en el suelo, hizo acopio de todo el valor que la música de Julión le inyectó en su ser, respiró profundamente e hizo “la gran pregunta”.

Algunas asistentes se llevaron las manos a la boca en señal de asombro, mientras que los hombres le dieron otro sorbo a su gran vaso de cerveza fría. La tensión del momento pudo cortarse con un cuchillo de mantequilla.

¿Qué podía salir mal? Incluso Julión detuvo la música para permitir que el joven le pidiera matrimonio a la autora de sus desvelos.

Pero ella se quedó muda. No sabemos si por la impresión o porque, de plano, no quería casarse con el pobre hombre, pero lo que sí conocemos con certeza es que ella lo dejó con las ganas de casarse.

Él insistió varias veces con la pregunta, pero ella se negó a responder. Lo que comenzó como un mágico momento que aderezaría el concierto de Julión, acabó por convertirse en una laaaarga interrupción que provocó la ira del resto de los asistentes, que ya querían volver a bailar al compás de su cantante favorito.

Entre abucheos y vejaciones, los enamorados perdieron su oportunidad y la música de Julión volvió a inundar el ambiente.

Se desconoce qué sucedió con la pareja a partir de entonces, pero se cree que abandonaron el recinto inmediatamente debido a que no pudieron aguantar la humillación pública.

Quizá ella quería una pedida de matrimonio más discreta y no frente a cientos de desconocidos.

Revive esta humillación una y otra vez aquí: