¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Chingona de la Semana: Lizzo, la mujer a la que no le importa nada más que el amor propio

Si te sientes mal, escucha a Lizzo y se te va a pasar

En el mundo hay demasiadas mujeres creando y haciendo ruido, pero seguimos sin conocerlas. Así que en La Chingona de la Semana te presentaremos siempre a mujeres increíbles, y en esta ocasión hablaremos de Lizzo.

LEE TAMBIÉN:

Bo Peep la verdadera protagonista de Toy Story

De ella se trató todo

Hace dos años se lanzó una canción que se convertiría en un himno de amor propio para jóvenes, adultos, ancianos, mujeres, hombres, trans y, básicamente, para cualquier persona. ¿Su nombre? “Good As Hell” (bueno como el infierno) de Lizzo, una cantante nacida en Detroit, de 31 años.

“If he don’t love you anymore
Just walk your fine ass out the door”

(Si el ya no te ama más, solo camina con tu lindo trasero fuera de la puerta).

La canción apareció en programas de televisión, películas y en un episodio de RuPaul Drag Race, consolidándose como un éxito absoluto. Pero, ¿Quién esta mujer que comenzó a sonar por todo el mundo?

Lizzo, quien lleva por nombre real Melissa Viviane Jeffersonnació en Detroit, Michigan, y su vida siempre estuvo ligada a la música. Ha tocado la flauta durante 20 años, en la secundaria formó parte de la banda de música de su escuela e incluso fue a la universidad con una beca de música.

En el 2018 se convirtió en una estrella viral al publicar un video de ella misma tocando la flauta, diciendo:

“¿Alguna vez has visto a una perra tocar la flauta y luego perrear?”

Desde entonces, el video obtuvo más de medio millón de visitas y alentó a la cantante a hacer solos de flauta en todas sus presentaciones. Su instrumento se ha convertido en una parte tan importante de su fama, que incluso creó una cuenta de Instagram llamada @SashaBeFluting.

La intención de la flautista no era ser cantante; le gustaba rapear y tocar su instrumento, sin embargo, cuando estaba trabajando en “Worship” (una de sus canciones), su productor Mike’s Hard le dijo que la canción necesitaba voces, así que cantó y desde entonces no paro.

Pero eso no es todo, Lizzo se ha convertido en un campeona de la positividad corporal y una gran estrella en la comunidad LGBTQ.

La cantante ha aparecido en todos los Festivales del Orgullo al rededor del mundo y dice que cuando se trata de su propia sexualidad, ella “no se atribuye a una sola cosa”.

“Es por eso que los colores para LGBTQ son un arco iris, hay un espectro”.

Además se ha vuelto conocida por sus actuaciones salvajes, que incluyen un grupo de bailarines de respaldo llamados ‘The Big Grrrls‘, sus famosas habilidades de flauta y, por supuesto, twerkear.

La cantante comenzó abriendo los conciertos de HAIM y Florence and the Machine, pero gracias a su éxito, ahora ella es quien necesita teloneros.

Lizzo es una chingona musicalmente, pero especialmente porque es un ejemplo de cómo deberíamos amar nuestro cuerpo, a pesar de no entrar en los estándares de belleza, ella se acepta, toma su cuerpo, lo presume y eso nos inspira, esperamos que a ustedes también.