Niño de escasos recursos rompe en llanto al recibir su primer pastel de cumpleaños

Nunca había probado el sabor de la crema batida o del pan de pastel, por eso su maestra le regaló uno de cumpleaños.

Con el hashtag #SuPrimerPastel, una maestra de El Nayar, uno de los municipios más empobrecidos del estado de Nayarit, divulgó fotos que revelan la felicidad que uno de sus alumnos sintió tras recibir su primer pastel de cumpleaños.

El alumno, que nunca había recibido un pastel, fue recibido por su maestra y el resto de la clase con un enorme postre de vainilla con pedazos de nuez y frutas.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10212264488742127&set=pcb.10212264496742327&type=3&theater

Al tenerlo por fin frente a sus ojos, el alumno no pudo evitar romper en llanto, pues jamás, en toda su vida, había recibido un regalo de cumpleaños tan especial y memorable.

“Nadie nace sabiendo cómo partir un pastel,” puso la educadora en su publicación de Facebook. Al parecer, el adolescente no sabía cómo rebanar el postre, así que sus compañeros lo invitaron a partirlo como se le diera su regalada gana.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10212264493142237&set=pcb.10212264496742327&type=3&theater

“De todas maneras sabrá igual,” dijo uno de sus compañeros.

Las fotos del maravilloso encuentro lograron derretir los corazones de hielo de miles de internautas, quienes se conmovieron al ver cómo se formaba una memoria que el niño probablemente atesorará por el resto de su vida.

Algunos internautas incluso resaltaron las condiciones en que los niños de esa región tienen que estudiar, ya que en las imágenes se puede ver cómo el salón de clases fue hecho de manera precaria, sin muros de verdad, solo lonas colgando de palos amarrados.

Tal vez para muchos un pastel sea poca cosa, y en realidad lo es, pero para algunas personas, puede ser un gesto de verdadero cariño.

La maestra que protagonizó esta historia supo entender la diferencia de un pastel que cualquiera le compraría a un godínez durante su cumpleaños y uno que marcaría la vida de uno de sus alumnos y tal vez por eso decidió comprárselo.

Sus compañeritos, en lugar de burlarse, compartieron ese momento especial, haciéndolo aún más entrañable para el joven que, por fin, recibió un pastel como regalo de cumpleaños.