¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Meghan Markle hace a un lado a la reina y rechaza su invitación para pasar navidad con la familia real

Meghan Markle ya tiene el pleito bien cazado con la familia real. Después de miles de desplantes para ella y para sus seres amados, parece que por fin entendió y...

Meghan Markle ya tiene el pleito bien cazado con la familia real. Después de miles de desplantes para ella y para sus seres amados, parece que por fin entendió y ahora rechazó su invitación para pasar navidad con la realeza.

LEE TAMBIÉN:

¿La reina ya no la quiere? Foto de Meghan Markle desaparece de salón real

Bien dicen que con la reina no hay que meterse

Según los informadores de la familia real británica, Harry y Meghan ya le anunciaron a la reina y los demás familiares del príncipe que no pasarán la primera Navidad de Archie con ellos en Sandringham porque necesitan un tiempo fuera para recargarse y hacer planes.

Esto, por supuesto, puede generar una división y una distancia mucho más marcada con los Windsor, al mismo tiempo que es clarísimo que Meghan no es bien recibida en esa familia, como tampoco lo es su madre o sus amistades.

Esta será la primera ocasión que Harry no pase navidad junto a sus padres y la reina, en una celebración que cada año reúne a la reina con sus descendientes y familiares para después acudir a misa y darle gracias a diosito por haberlos puesto bien aleatoriamente en un puesto de poder durante siglos, a pesar de que el mundo es un lugar democrático.

Los planes de la familia de los duques de Sussex están en Estados Unidos, junto a la madre de Meghan, que ahora podrá tener un poco de tiempo con su hija, pues no ha sido bien recibida en Reino Unido, a pesar de ser la suegra del príncipe.

Como sea, esperemos que esto no le genere más problemas a Meghan, la reina legítima del Erizos, porque ya suficientes carotas le han hecho esos güeros desabridos que tienen más cubiertos en la mesa que amigos en el mundo.

Por otro lado, ojalá Harry pueda seguirla apoyando y demostrando que la realeza y sus modos arcaicos son ridículos ahora mismo y que la monarquía británica, de querer seguir existiendo, deberá reformarse y cambiar su propia idea de vida.

Con información de Infobae