¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Madre del linchado en Puebla vio por Facebook Live cómo quemaban a su hijo :(

"El cuerpo de uno de los míos". Atígona González.

Esta mañana despertamos con una noticia más de la barbarie que se vive en nuestro país: el linchamiento de dos presuntos “robachicos” en Acatlán de Osorio en el estado de Puebla.

Posteriormente se dio a conocer que en realidad, los dos supuestos secuestradores eran dos campesinos que fueron brutalmente asesinados a manos de una turba enardecida de personas.

Alberto Flores Morales de 56 años y Ricardo Flores de 21, presuntos tío o sobrino (aunque una versión señala que eran padre e hijo) murieron este miércoles, pero los hechos quedaron registrados a través de varios videos de Facebook.

No obstante, uno de esos videos se transmitió a través de Facebook Live y de acuerdo con el reporte de varios medios de comunicación, una mujer identificada como Charo fue testigo de los hechos.

Es decir, que la madre vio cómo quemaban vivo a su hijo. 

Según la información la mujer se encontraba viendo lo transmitido en Facebook y en uno de los comentarios escribió:

“No sean ingratos. Él es mi hijo, no le hagan daño por favor él no es ningún secuestrados él es de Tianguistengo junto con su tío ingratos porque quemaron su camioneta si ellos no son secuestradores soy madre siéntense corazón por favor Él es mi hijo no le hagan daño por favor son de Tianguistengo”.

Esta noticia fue recogida por Grupo Imagen.

Facebook

Según la información que corre, más tarde la señora compartió a través de Facebook una foto de los dos hombres calcinados y habría escrito “Mi niño me lo mataron”.

Facebook / SDP

En el comunicado que la Fiscalía del estado precisó lo siguiente: “de manera preliminar se descarta que los occisos hubieran participado en algún delito, presuntamente se dedicaban a labores del campo. La Fiscalía General del Estado de Puebla continúa con peritajes y técnicas de investigación dentro de la indagatoria”.

La cosa es: no debe haber una cosa más trágica que una madre pierda a un hijo, pero debe ser todavía más trágico que tenga que presenciar el asesinato.