KARMAAA: violador de perros muere de terrible infección de pene

La vida es dura, tanto como la verdura, pero a veces se pasa de lanza y nos entrega historias que hubiéramos preferido jamás saber. Exactamente como esta, que aunque tiene un final feliz, es algo que jamás —JAMÁS—debió haber ocurrido.

*Para no perturbar a nadie con imágenes sensibles, esta nota estará llena de GIF’s de perritos alegres*

Y, pues bueno, sabemos que ya lo sabes porque el título de la nota lo deja claro, pero tenemos que explicarlo por más duro que sea: un sujeto violaba a su perro, llamado Wolfie. Y no lo hizo una o dos veces. Lo hizo durante mucho tiempo, en días y meses horribles para este perritobebé.

Sin embargo, fue rescatado después de que el sujeto recibió una lección de la vida, porque murió de una fuerte infección en el pene provocada por… pues por tener sexo con animales.

Esta infección y la muerte ocasionó fue la razón que dejó a Wolfie en libertad del infierno que vivía. Ahora sus cuidadores están al pendiente de él, tratando de solucionar el daño que le ocasionó su anterior dueño, que todavía afecta su vida y su relación con otros humanos.

Claro, la vida fue cruel con él, pero ahora se está rehabilitando de tanto daño y de un trauma horrible que lo dejó en las condiciones que lo encontraron: cerca de la muerte y sin ningún tipo de confianza en los humanos.

Sus cuidadores insisten en que se tiene que hablar de la zoofilia, que es algo que existe aunque tratemos de ocultarlo. Así mismo, explican que en Dinamarca, y algunos otros países europeos, hasta hace poco todavía era legal prostituir animales (WTF!?).

Al menos el karma hizo su chamba y ya tenemos un violador menos en el mundo, pero todavía falta que se desaparezcan los restantes.

Con información de El Mundo