Exesposa de Cristian Castro revela que él todavía tomaba leche en mamila

Después de años de prestarle atención a Cristian Castro hemos descubierto que es sumamente raro. No solo porque, a pesar de haber hecho su carrera con música pop, tiene una banda de metal y darse masajitos con saiote también toma en mamila.

LEE TAMBIÉN:

Cristian Castro lo hace otra vez con un "estraño" tributo a Juan Gabriel

¿Será que el divo se retuerce en su tumba?

No es que en algún momento tomara su lechita en biberón, es que tooooodavía sigue haciéndolo a sus cuarenataymil años. Y esto no nos lo sacamos de la manga. Fue una de sus exesposas quien reveló este extraño secreto.

La modelo Gabriella Bo, quien estuvo casada con el cantante, contó en una entrevista en Argentina, que se divorció del Gallito Feliz porque cuando comenzaron a vivir juntos notó un extraño ritual que realizaba siempre antes de dormir: echarse una mamilita con leche.

Primero pensó que era una extravagancia que tal vez se le ocurrió en ese momento, porque sus sobrinos estaban en esa casa. Igual, pensó que todos los demás artículos para niños y bebés que estaban ahí eran de sus parientes pequeños, pero se llevó una gran sorpresa.

Bueno, no con los juguetes, esos sí eran de sus sobrinos. Lo único que era de él era la mamilota que noche con noche le calentaba la persona que le ayudaba con las labores domésticas.

YouTube

Noche con noche Cristian se empinaba la mamila antes de hacer la meme, con una religiosidad que pareciera que sin eso no podría dormir jamás. Claro que tremendo choque de realidad hizo que Gabriella tuviera más recato hacia su esposo… y se divorció de él por rarito.

No sabemos de dónde le salió este extraño hábito a Cristian. Lo que sí sabemos es que las extravagancias son algo muy de él y que, en realidad, todas esas no son considerables para creer que le harán daño a alguien.

People en Español

Además, cada que se le recuerda alguno de sus “escándalos”, él nunca duda en resolver la duda y hablar con total naturalidad que le gusta recibir masajes en tanga, tener una banda de metal o chupar cada noche de un biberón.