¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

WTF: Esposa de Will Smith confiesa que era adicta al “nopor”

Tremenda cochinota

La esposa de Will Smith, Jada Pink, rompió el silencio y contó al mundo uno de sus más oscuros secretos: después de años de mantenerlo oculto, confesó que sufrió una terrible adicción a la pornografía.

LEE TAMBIÉN:

Baia baia: este es el guapo hijo de Will Smith que no conocías

¡Adiós Jayden; hola Trey!

Esto lo hizo durante el programa que conduce, que podría bien llamarse “eh, we, vamos a hablar de los Smith”. Aquí, en ya varias emisiones, ha soltado varios bombazos sobre su familia y sobre ella misma. En esta ocasión tocó su turno y nadie daba crédito de la revelación.

El programa lleva por nombre Red Table Talk y como su nombre lo indica, hay una mesa roja, en donde hablan de todo el chisme que se les da la gana. Para esta emisión, platicó con su hija, Willow Smith, y también con su mamá, Adrienne Banfield-Jones.

La idea de Jada es que en esta mesa se toquen todos los temas que pueden ser considerados tabú. Por eso mismo, el show se organiza a través de Internet

Jada hizo esta revelación a su madre Adrienne Banfield-Jones y a su hija Willow Smith, quienes la acompañan en la emisión que lleva por nombre ‘Red Table Talk’, donde las tres charlan sobre temas que son considerados tabú.

Según su propio testimonio, comenzó a masturbarse a los nueve años por recomendación de su abuela. Esto fue algo que le ayudó a descubrir su cuerpo y a relacionarse con él, pero con el tiempo fue evolucionando hasta convertirse en una adicción.

Antes de contraer matrimonio con Will y formar la familia que ahora todos conocemos, Jada se vio envuelta en sus propios hábitos, al grado de ya no poder hacer su rutina normal por andar viendo pornochas.

Según ella, todo explotó porque estaba en una etapa de abstinencia sexual, lo que la orilló a llenar este vacío emocional y carnal con pornografía para masturbarse de manera compulsiva. Eso la llevó a engancharse con estos productos, hasta que tuvo otras formas de liberar sus impulsos.

Pero el asunto no acabó ahí, Jada también reveló que su hija ya le entraba al porno a los 11 años y es algo que bien sabía ella. Esta es la lección perfecta para borrar tu historial de búsqueda y, bueno, no ser hija de Jada Smith.