¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Elefantes buscan comida y terminan borrachos por tomar vino

Las fotos de los borrachines se hicieron virales

En redes sociales circulan las fotos de dos elefantes que terminaron borrachos y dormidos en un área en cuarentena por el coronavirus.

Te recomendamos: 69 memes de la cuarentena por Coronavirus para sobrevivir al aburrimiento

Todo comenzó cuando un grupo de 14 elefantes irrumpieron en una villa de Yunnan, China, donde la gente realiza prácticas de distanciamiento social para evitar el contagio del coronavirus.

Foto: @LiquidFaerie/Twitter

Parece que su travesura les salió muy bien a los elefantes, pues se bebieron el vino del lugar y acabaron dormidos ahí.

Un usuario de Reddit compartió las fotos del hecho y, a partir de entonces, se hicieron virales.

Foto: @LiquidFaerie/Twitter

De acuerdo con la versión del usuario de Reddit, los borrachines estos terminaron empinándose “30 kilos de vino y terminaron dormidos cerca del jardín de té”.

Las fotos también fueron publicadas en Twitter. Al momento de la redacción de esta nota, el tuit lleva más de 432 mil ‘me gusta’ y ha sido retuiteado más de 100 mil veces.

Foto: @LiquidFaerie/Twitter

“Quise compartir un poco de luz y amor con ustedes, en un momento donde no podemos ni tocarnos. Sólo creí que estas cosas rosadas les iban a sacar una sonrisa, pero al parecer ahora estoy lucrando con el bienestar de los elefantes. No es así. Ya por favor dejen de enviarme odio por mensajes”, escribió el usuario de Twitter que compartió las fotos.

Y es que resulta que los elefantes gustan de la buena vida, ya que, de acuerdo con el conservacionista Parveen Kaswan, estos paquidermos gustan del alcohol y regresan a los lugares donde lo encontraron.

“Ellos marcan las casas donde lo encontraron por última vez. Y si ven gente borracha, ellos se enojan porque no les compartieron”, explica Kaswan.

Baia, baia. De lo que se entera uno. No cabe duda que “trompas vemos, vicios no sabemos”.

En Erizos les recordamos a nuestros amigos elefantes y demás fauna asidua a la beberecua que, en la vida, “nada con exceso, todo con medida”.